Bergoglio condenó el «trabajo esclavo» y la trata de personas en el país

Durante una misa, el Cardenal primado porteño aseguró que «sigue habiendo esclavos» que son «fabricados por el afán desmedido de los Herodes modernos de manejo de la trata, de los talleres clandestinos, de la prostitución y los cartoneros».

A partir de las 11:00 horas, el Cardenal y Arzobispo de Buenos Aires Jorge Mario Bergoglio, dio una misa y homilía en la puerta del taller esclavo de la calle Luis Viale 1269 al cumplirse cinco años del incendio que se llevó la vida de siete personas.

Previo a la misa Bergoglio conversó con los trabajadores José Luis Ychuta, delegado de la fábrica Spring y miembro de la Unión de Trabajadores Costureros (UTC), Olga Cruz integrante de la cooperativa textil La Alameda, Oscar Taboada trabajador despedido por denunciar explotación infantil en la empresa avícola Nuestra Huella S.A., y Diego López cartonero del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE).

Una vez concluida la misa el líder de la iglesia católica saludó y se fotografió con los vecinos del blog Liniers Así No Te Queremos, con padres de las víctimas de República Cromañón, con vecinos de la agrupación Salvarfloresta denunciantes de talleres clandestinos y con trabajadores de la marca de ropa Soho.

El primado argentino condenó que «siga habiendo esclavos», al presidir una misa organizada por  La Alameda y expresar «solidaridad» con esa organización humanitaria que lucha contra el trabajo esclavo y la trata de personas.

«Dicen que la Asamblea del año XIII abolió la esclavitud, pero es moco de pavo. En esta Buenos Aires vanidosa y orgullosa sigue habiendo esclavos, sigue habiendo esclavitud», advirtió.

El purpurado porteño aseguró que estos esclavos son «fabricados por el afán desmedido de los Herodes (modernos) de manejo de la trata (de personas), de los talleres clandestinos, de la prostitución y los cartoneros».

«Trabajo da dignidad, pero la acumulación de dinero nos hace caer en una catarata descendente de degradación moral, que termina en la explotación de quien trabaja», aseveró citando una frase pronunciada ayer por el Papa Benedicto XVI.

«Cuando se revierte el verdadero fin del trabajo, el afán de dinero insaciable termina en la esclavitud», agregó al condenar la explotación en talleres clandestinos y granjas.

Bergoglio presidió la misa a la que asistieron trabajadores cartoneros y costureros, con motivo de cumplirse el próximo 30 de marzo un nuevo aniversario del incendio que provocó la muerte de seis personas, entre ellas una mujer embarazada y un cuatro niños, en un taller clandestino de Luis Viale 1269, en el barrio porteño de Caballito.

Esta fue la tercera vez que la máxima autoridad de la Iglesia argentina participa en convocatorias de La Alameda.

La primera fue en ocasión del lanzamiento de la marca de ropa «No Chains» que confeccionan trabajadores rescatados de los talleres clandestinos, mientras que en setiembre pasado visitó el lugar para impartir el bautismo a los hijos de una costurera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.