Bajo el lema “chau a la media res”, frigoríficos exportadores respaldaron la implementación del cuarteo

Argumentaron a favor del sistema de troceo que se implementará desde el 1° de noviembre. Evaluaron que tendrá un impacto positivo en el precio de los cortes bovinos y que generará beneficios para la salud de los trabajadores, quienes cargarán un menor peso.

Los frigoríficos nucleados en el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas (ABC) brindaron este jueves un fuerte respaldo a la implementación del sistema de cuarteo, que desde el próximo 1° de noviembre le pondrá fin a la media res, tal como lo impulsan desde el Gobierno nacional.

En una conferencia de prensa, los argumentos fueron expuestos por el presidente del Consorcio, Mario Ravettino, quien fue acompañado por dos asesores de ese nucleamiento, el economista Miguel Jairala y el doctor en Ciencias Veterinarias e Investigador del Conicet, Gerardo Leotta.

Basándose en el documento “Chau a la media res”, en el cual se señala que por ineficiencias de ese sistema se desperdicia hasta un 20% del novillo, Ravettino expuso “las 5 razones por las cuales es necesario implementar el cuarteo”.

Entre estas, consideró que el sistema evitará un encarecimiento del precio de la carne, ya que garantizará un mejor abastecimiento del mercado interno. En ese sentido, dijo que las carnicerías podrán recibir los cuartos que sus clientes más le demanden en la zona, para evitar desperdicios.

Asimismo, aseguró que el sistema “garantiza una mayor seguridad sanitaria, ya que evita que la carne se arrastre por superficies cuando baja del camión hacia el punto de venta”.

Al respecto, resaltó que se cuidaría la salud de los trabajadores, quienes dejarán de cargar sobre sus espaldas las medias reses que pesan de 80 a 120 kilos. “Es un método que viene a modernizar la industria y es el primer paso para luego llegar a la venta por cortes”, afirmó.

Impacto en el precio

Acerca de cuál sería la influencia en el precio de los cortes bovinos, Jairala precisó que, en la actualidad, las carnicerías le compran a los frigoríficos medias reses. Pero con el cuarteo, pasarían a comprarles cuartos delanteros, traseros y/o costillares, focalizando mejor la demanda de sus clientes.

“Esto les permitirá a los puntos de venta tener en stock las carnes que sus clientes más les compran. Es un beneficio tanto para los consumidores, como para las carnicerías, ya que se evitan desperdicios y mejora el abastecimiento. Esto tendrá un impacto positivo en el precio final, al no tener que trasladar los costos de los cortes que no se venden a los que sí, para evitar pérdidas. En conclusión, el cuarteo es un primer paso hacia la venta de carne por cortes como sucede, por ejemplo, en los supermercados”, detalló.

Al comparar los niveles de precios por canal de distribución, es decir carnicerías (medias res) y supermercados (cortes), el experto precisó que el sistema de media res castiga a los consumos orientados a los cortes populares.

La media res no sólo es ineficiente como sistema de distribución, sino que también es regresiva en términos de la distribución del ingreso. Un consumidor en una carnicería podría ahorrar $226 por kilo si compra peceto, pero pagaría $160 más por kilo de la carnaza común. Un corte de $1700 por kilo se subsidia en $236, mientras que uno de consumo popular, de $800, sufre un recargo de $160”, ejemplificaron desde el Consorcio.

Mayores controles sanitarios

A su turno, Leotta, quien asesora al ABC a partir de un convenio con el Conicet, explicó que los trabajadores hoy cargan de 50 a 80 medias reses por día, que pesan entre 80 y 120 kilos, poniendo en juego su salud física. Mientras que, gracias al sistema de cuarteo, pasarían a descargar cuartos de res, que pesarán 32 kilos como máximo.

A su vez, señaló que la exposición acumulada a cargas en forma repetitiva, durante jornadas laborales de 8 horas diarias, aumenta la probabilidad de lesiones osteoarticulares, cuyas consecuencias pueden no manifestarse en forma inmediata, sino a la lo largo del tiempo.

Entre estas, mencionó la hernia de disco lumbosacra (ocasionada por cargas, posiciones forzadas y repetitivas de la columna vertebral lumbosacra), Lumbalgia (síndrome doloroso localizado en la región lumbar con irradiación eventual a la región glútea, las caderas o el abdomen asociado a la carga de objetos pesados); Lesiones osteo-músculo-ligamentarias y hernias inguinales.

Por último, desde el Consorcio mencionaron que en el transporte de medias reses existen más chances de contaminación con bacterias, virus y hongos, por contacto con superficies ambientales.

Según un estudio realizado en Tandil, provincia de Buenos Aires, se detectó un 18,64% de medias reses contaminadas con bacterias patógenas en la cabina de control sanitario, al ingreso de esa ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *