Avellaneda: Siguen los delitos con total impunidad en Gerli

El barrio de Gerli sigue siendo una zona sin controles de ningún tipo, ni el municipio, ni la policía realizan ningún tipo de prevención y lo que parece para muchos no ser algo importante, termina teniendo víctimas, algunas fatales de esa falta de prevención y controles.

Conocida la muerte de los 23 intoxicados por la cocaína adulterada, el Hurlingham, pasó casi sin interés en los medios la muerte de dos hombres mayores en Gerli que habían consumido cocaína adulterada y que según se supo murieron en las inmediaciones de un bar en Lacarra y Bustamante, aunque la droga la habían adquirido en inmediaciones del Club Villa Modelo ubicado a metros del Puente De La Serna.

Gerli es un barrio donde la venta de drogas lleva años sin ser combatida por las autoridades y que divide a los vecinos pero que cuesta vidas, la muerte de un entrenador del Club Estrella Nicolás Sguerra en un siniestro vial, generó fuertes discusiones en las redes sociales por los comentarios de quienes lo hacían responsable por conducir de manera imprudente y por su adicción. Así quedaron en segundo plano dos cuestiones, que Nicolás era un muchacho con una adicción y que en la zona hay una amplia oferta de delincuentes que arruinan la vida de miles de jóvenes.

También pasó desapercibido que el camión contra el que chocó Nicolás se encontraba estacionado en clara infracción y bien podría su dueño se demandado.

Los robos de negocios y celulares a los vecinos siguen cometiéndose con total impunidad, las «cuevas» disimuladas en locales de compra y venta de celulares siguen con las motos en sus puertas de similares características a las que denuncian en las redes sociales utilizan los motochorros, basta pasar por De La Serna y Reconquista para comprobarlo, si las autoridades no actúan no compre y dejará de ser negocio comprar y vender celulares robados y todos viviremos más tranquilos.

En la mañana del viernes, mientras la mayoría de los vecinos aún duermen, gritos alteraron la tranquilidad de los vecinos de las calles Heredia y Nazar, cuando dos jóvenes intentaron robar la panadería allí ubicada y por la resistencia del dueño y su hijo huyeron del lugar, uno fue atrapado en la esquina de Tres Sargentos y Tapalqué, donde lo redujeron las víctimas justo cuando llegaba la policía, el detenido se supo tenía pedido de captura, el otro pudo darse a la fuga.

A metros de la panadería hay un domo municipal y una alarma comunitaria, a pesar de ello, han ocurrido varios robos y un asesinato bajo el domo sin que alguna vez se pueda prevenir algo o por lo menos quede un registro de los delitos, la cámara es un lindo adorno que los delincuentes saben no funciona y por eso van y vienen con total tranquilidad, algunos robando y otros vendiendo drogas.

A la fecha Marcelo Rey, secretario de seguridad de Avellaneda, sigue sin hacer nada por mejorar las cosas, se acerco al barrio con motivo del asesinato en un robo de una conocida anciana para mentirle en la cara a los vecinos de que los delincuentes iban a ser detenidos, pero nada de eso ocurrió y se duda de que tangan alguna pista, los vecinos tienen todas las sospechas en un grupo de delincuentes que suelen ingresar a los domicilios, pero descartan los investiguen porque varios de ellos tienen una especie de militancia con partidos políticos locales.

Cuando tengamos otros muertos tal vez varios vecinos que por cobardía o ignorancia hablan solo por lo bajo entenderán que esos delincuentes que lucran con la droga, la compra y venta de lo robado son una parte importante de la inseguridad, como dice la canción del Indio «jugando al carnero te van a carnear»

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.