Avellaneda: Mentiras, corrupción y complicidad de la Secretaría de Seguridad

 Pocas veces, se puede informar con la certeza indubitada sobre las sospechas que recaen sobre la Secretaría de Seguridad de Avellaneda, los vecinos ya están cansados de las mentiras, de los malos resultados y del encubrimiento de algunos personajes, conocidos delincuentes que varios son vistos en actos políticos locales.

Desde la asunción de CAMBIEMOS al gobierno nacional y provincial, varios fiscales del Polo Judicial de Avellaneda que militaban en sus horas de trabajo comenzaron a ser más cautos y a no mostrarse en actos políticos, donde antes aplaudían al igual que algunos concurrentes a los que no se les conoce medio de vida legítimo, pero llegan a los actos en vehículos.

Los monoblock ubicados en lo que se conoce como Villa Argentina, linderos al Hospital Presidente Perón, ex Finochietto, son un punto de reclamos constantes no solo por parte de los vecinos que denuncian que muchos delincuentes habitan allí, sino también por quienes han sido asaltados dentro y en los alrededores del hospital, este reclamo vecinal no es antojadizo y en todos los allanamientos que se han realizado al complejo, siempre se han secuestrado drogas, armas y elementos con pedido de captura producto de robos.

Un buen día, algunos de los que se dedican a buscar la forma de hacer dinero de cualquier forma, ocuparon el espacio público, la vereda, donde construyeron locales precarios bajo la fachada de tratarse de un bar y en otros, espacios guarda cosas, la realidad es que los vecinos señalaban que esos lugares eran en realidad aguantaderos y punto de encuentro de delincuentes.

Incluso los que se animaron a hablar en off señalaban a personas con vínculos con el municipio, por eso la impunidad de ocupar y explotar económicamente un espacio público.

El día 27 de junio, por la mañana los vecinos se sorprendieron de un operativo en conjunto entre la policía y el municipio donde iban a desalojar el lugar, Villegas entre Pitágoras y Anatole France, incluso el día del operativo hubo personas aprehendidas que se oponían al desmantelamiento y recuperación del espacio público, que en definitiva es menos grave que el hecho de que sea un refugio de delincuentes. Se hizo saber de que contaban como último plazo, el 06/07/2018 a las 12:00 hs. para desmantelar o lo iba a realizar el municipio con maquinaria vial.

Bueno, a más de 30 días del último plazo todo sigue igual, incluso utilizan el suministro eléctrico público enganchados con un cable para uso personal de quienes utilizan las construcciones.

Una de las tantas mentiras de los responsables de la Secretaría de Seguridad de Avellaneda, que parece ya tienen definido que no están del lado de los vecinos, que encubren y son cómplices de quienes cometen delitos varios como es el usurpar el espacio público, el hurto de energía eléctrica y se debería investigar las denuncias de los vecinos.

Vale aclarar que en representación del municipio y la secretaría de seguridad se había hecho presente la subsecretaria Mónica Ghirelli, la concejal testimonial de UC en Avellaneda.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.