Avellaneda: La seguridad y el cobro del TSG sigue siendo una estafa

Cuando los vecinos solo se quejan en el barrio o en las redes sociales, no se pueden esperar cambios en la conducta de los políticos, porque los políticos más allá de las peleas mediáticas para la popular, en realidad viven otra realidad distinta en la que todos conviven «un ratito cada uno».

Por el año 2017, escribía un artículo que está entre los primeros de los buscadores lo que podría ser un logro de posicionamiento, pero es un fracaso en cuanto nada ha cambiado, «Avellaneda: El cobro de emergentología y protección ciudadana es una estafa», es decir, la inseguridad crece, el impuesto crece, las víctimas crecen, nos dicen que compraron nuevas cámaras, pero al momento de un delito las cámaras terminan siendo inútiles para la investigación judicial.

Antes el problema de las cámaras de seguridad que generaban quejas era que no funcionaban, ahora el problema es que la calidad de las cámaras es muy mal para identificar a alguien o bien se encuentran apuntando a una pared. De esto surgen dos situaciones indiscutibles, no se invierte bien, se paga por cámaras de baja calidad como si fueran de cine y la otra situación es que en el Centro de Monitoreo sigue la joda y nadie controla nada.

El tema de la policía sigue siendo para muchos vecinos un misterio, a pesar de los años muchos siguen confundidos en cuanto a quien obedece la policía, porque para algunas cosas el municipio interviene, pero para otras es la provincia la responsable sabiendo que pocos llegarán a plantear un reclamo en La Plata.

Voy a insistir en que el camino es que los vecinos dejen de quejarse como niños y comiencen a actuar como personas adultas y responsables, esto es notificar de los hechos de inseguridad a los funcionarios municipales, policiales y judiciales, para que en el caso de que las cosas sigan igual se los pueda denunciar judicialmente, el municipio gasta millones en seguridad, aún con el curioso ahorro que tuvo Avellaneda en el 2020 donde se redujo el gasto justo en momentos donde crece la inseguridad. Mienten cuando la única respuesta a la inseguridad es la promesa de más móviles y el pedido de más policías, las soluciones deben ser medidas con lo que hay, medidas inteligentes de prevención de delitos, a la fecha esas medidas no existen porque los responsables Mónica Ghirelli y Marcelo Rey NO SABEN de seguridad, es ridículo creer que hoy el delincuente va a robar menos si ve más patrulleros, mientras no se rompan las cadenas de complicidades que hacen del delito un buen negocio, nada va a cambiar.

Por el lado de la política local, que incluye a sindicatos como la UOCRA, la FESIMUBO y el STMA, deberían dejar de tener vínculos con barras bravas, hace tiempo que le recomiendo a los vecinos que fueron víctimas de robos que comiencen mirando publicaciones de actos políticos y sindicales para ver si reconocen a alguien, digo esto es público lo que demuestra que a los políticos y sindicalistas locales les falta vergüenza.

Respecto al trabajo policial hay muchos mecanismos por los cuales se puede mejorar el trabajo policial, el primero siempre que se es víctima de un delito denunciar, las denuncias ayudan a configurar el mapa del delito y las estadísticas de las fiscalías, son también un elemento importante para mostrar que comisaría trabaja y cuál no. Si se tiene conocimiento de lugares donde se cometen delitos hay que denunciar, mirar para otro lado no es evitar problemas porque esos lugares generar zonas con elevados índices de inseguridad, lo habitual es creer que si en una casa, esquina, plaza o comercio los pibes se drogan pero mejor no decir nada, ese entorno atrae a delincuentes que vendrán a comprar drogas o a robar a los que las venden, los adictos suelen dar vueltas por los lugares de venta y robar para ir rápido a cambiar lo robado por droga, esto ya debería ser conocido por todos.

Si se sabe que hay zonas que no pasa un solo policía se debe reclamar al titular de la comisaría y si nada cambia existe la posibilidad de denunciar en Asuntos Internos, incluso de manera online, denunciasai@mseg.gba.gov.ar .

La frutilla de la torta de la inseguridad es sin lugar a dudas el trabajo de los fiscales, son ellos los responsables de llevar adelante el proceso judicial de imputación, depende de sus directivas que las causas penales lleguen a la condena de un delincuente, como son ellos antes que nadie quienes deben también avalar lo actuado por la policía, los que dan una primera calificación penal a la causa y de eso depende la excarcelación del delincuente.

Estoy hasta la coronilla de denunciar un abuso sistemático de parte de los fiscales y sus colaboradores del Art. 161 del Código Procesal Penal de la provincia que faculta a los fiscales a excarcelar a un imputado y que este sea solo notificado del proceso, para quienes no sepan sobre derecho penal, se da prioridad a las causas con imputados detenidos, con lo cual, los imputados beneficiados con la excarcelación es muy difícil lleguen a un juicio oral y a una condena efectiva.

Uno comprende que las fiscalías se saturan de causas, que los recursos y el personal es escaso, pero debe existir un criterio de responsabilidad en el cual no se puede «recortar» el trabajo.

En muchos reuniones de seguridad he sido testigo presencial de que jefes policiales se excusan con los vecinos que denuncian en el hecho de que los fiscales no los dejan avanzar en las investigaciones y que cuando hay pruebas no se otorgan los allanamientos y las detenciones, es decir, tomala vos, dámela a mí y nada cambia.

Los fiscales también pueden ser denunciados por su desempeño, controlinterno@mpba.gov.ar y si bien suele ser un trámite burocrático tendiente a que uno desista de continuar, cuando se insiste con fundamentos se pueden obtener pequeños logros, digo esto para ser honesto, en la Procuración General de la Provincia de Buenos Aires, no hay intención de mejorar el Ministerio Público, pero hay tantas internas que tal vez por un rebote se obtenga algo similar a la transparencia.

¿Vamos a seguir quejándonos sin hacer nada?

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *