Viuda de ex secretario de los Kirchner acusó a Fernando Burlando por extorsión

Carolina Pochetti dijo que el abogado hacía transferencias de fondos ilegales hacia el exterior. El letrado niega la acusación.

Carolina Pochetti fue aceptada hace un tiempo como colaboradora arrepentida en la causa de los Cuadernos de coimas K y desde entonces causó conmoción en los tribunales de Comodoro Py.

Ahora, la viuda de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor y Cristina Kirchner, involucró en la causa directamente al abogado Fernando Burlando, a quien le atribuye transferencias ilegales hacia el exterior y extorsiones varias.

Pochetti mencionó a Burlando como intermediario en el pago de 3 millones de dólares que la mujer habría pagado a Elizabeth Ortiz Municoy. Pochetti señaló a Ortiz Municoy como una de las que habría sidop partícipe en el lavado de «decenas de millones» de dólares y, supuestamente, una suma de dinero que habría sido utilizada para hacer que mantenga la boca cerrada.

Pochetti contó ante los fiscales que la supuesta extorsión comenzó luego de que se hicieran públicos los Panama Papers, en abril de 2016, cuando el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés) demostró que Muñoz y allegados eran mencionados en cuentas offshore y que tenían como inversiones varios millones de dólares en propiedades en los Estados Unidos.

Pochetti dijo que, una vez muerto su esposo, Ortiz Municoy le mandaba mensajes en los que le exigía pagarle, ya que si no lo hacía había «mucha documentación para presentar que le iba traer problemas».

Pochetti dijo: «Me dijo que me iba a denunciar en un medio de comunicación».

«Cuando Ortiz Municoy comienza a hostigarme y no lo puedo solucionar, me asusto y le aviso a Miguel Plo (quien entonces era su abogado) que quiero pagarle porque me amenazaba con denunciarme. Plo se enojó conmigo porque él decía que si le pagaba ella iba a seguir extorsionándome«, reconoció Pochetti.

La viuda explicó que, luego de varias discusiones, Plo aceptó ponerse en contacto con Fernando Burlando, a quien acusa de pasarle las cuentas de Ortiz Municoy. «Luego de ello se le transfirió más de tres millones de dólares a esas cuentas, que fueron varias y me apuraban que tenía que ser rápido y fue a finales de 2016», amplió Pochetti.

Estos dichos se desprenden de la reconstrucción que realizó el juez federal Claudio Bonadio, en una resolución de 396 páginas en la que dispuso los procesamientos y embargos del clan Muñoz.

Al hablar frente a los fiscales, Pochetti añadió que ella nunca vio a Burlando y que podía haber algún error de fechas.

Asimismo, puntualizó que las cuentas desde las cuales se giraba dinero las las manejaba su primo Carlos Gellert. «No sé si Municoy cobró todo el dinero, pero a mí no me molestó más y Plo ya no me dijo más nada en relación a ello», recordó.

También devenido en «arrepentido», Gellert reconoció haber estado a cargo de múltiples transferencias. «Las hacía yo por indicación vía WhatsApp». El supuesto dinero se habría transferido de a poco, para no llamar la atención. «Eran transferencias que rondaban los 190.000 o 200.00 dólares. Eran bastantes transferencias», agregó Gellert.

De lo dicho por Pochetti quedaría claro que las transferencias se concretaron hacia dos países: Hong Kong y Estados Unidos. «Fue en un lapso de unas semanas», dijo la viuda de Muñoz.

Por su lado, el abogado Burlando negó las acusaciones en su contra.

«En su momento defendí a Ortiz Municoy, quien se convirtió en la primera arrepentida mujer de la causa cuadernos y cargó contra Pochetti. Quizás por eso Pochetti tenga un estado de ánimo contrario a mí», se defendió. «No sé de qué hablan y soy ajeno a todo eso. Que haya pasado ese dinero por mis manos, cero. Pero son los típicos problemas que se presentan con los arrepentidos», dijo el letrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *