Neuquén: Despidos en maderera MAM

  La firma MAM desvinculó a la mitad de sus operarios y suspendió al resto alegando en problemas “coyunturales” de la provincia y el país. Este miércoles, legisladores pidieron garantizar la continuidad de los puestos de trabajo.

Las malas noticias llegan ahora desde la firma Maderas al Mundo (MAM) de Neuquén. En las últimas horas, la mitad del personal -46 operarios- fueron despedidos, mientras que el resto fue suspendido durante 30 días.

Los trabajadores se encontraron con la noticia el lunes cuando llegaron a su lugar de trabajo en el Parque Industrial de la capital provincial, aunque la patronal venía anticipando una difícil situación debido al panorama complicado de la fruticultura, aumento de la electricidad y llegada de importaciones desde Chile.

En abril, inició un preventivo de crisis en la subsecretaría de Trabajo, pero la negociación con el Sindicato de Obreros y Empleados de la Industria Maderera no pudo terminar en acuerdo. “Se cerró mediante un escrito y se dispusieron estas dos medidas: el despido del 50% de los trabajadores que son los que menos antigüedad y cargas de familia tienen, y la suspensión del otro 50% durante 30 días por las mismas razones que justificaron la crisis. Esto no significa un cierre de la planta, significa que cuando venza la suspensión van a volver a trabajar”, explicó Nicolás Funes, abogado de la empresa. Serán poco menos de 50 personas quienes conservarán su empleo, ya que la planta total era de 92 empleados directos.

Por su parte, los trabajadores permanecen alerta y expresan su temor a que la empresa sea “vaciada”. El delegado de la fábrica, Franco Vergara, denunció a la empresa por haberse basado en “un preventivo de crisis que no está aprobado para despedirnos. Por eso rechazamos los telegramas de despido y suspensión”.

En tanto, este miércoles legisladores provinciales del Frente de Izquierda, el Frente para la Victoria, y el Frente Neuquino, brindaron una conferencia de prensa en las puertas de la maderera MAM y anunciaron la presentación de un proyecto donde declaran de interés con el fin de garantizar la continuidad de los puestos de trabajo.

El diputado Raúl Godoy expresó que “el accionar de la empresa es completamente ilegal. Intenta descargar la crisis sobre los trabajadores despidiendo y suspendiendo en forma unilateral, sin previo aviso ni procedimiento preventivo de crisis aprobado. Acá estamos hablando de familias no de números”.

Por su parte, Gustavo Bergese, propietario de Maderas al Mundo (MAM), negó que quiera vaciar la firma. “Compramos una empresa en una decadencia total y gastamos mucha plata para ponerla a punto, pero las condiciones coyunturales del país y la provincia cambiaron las reglas de juego”, argumentó ante la prensa y agregó: “mi intención no es vaciarla, pero así no puedo seguir. Estamos buscando una solución. No quiero cerrar, pero tendremos que achicarnos un poco y después veremos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *