Luis Otero y Fernando Landaburu, que par de pájaros los dos

«Que par de pájaros los dos , eue original, tal para cual» canta el Paz Martínez, y por la reiteración de hechos se puede decir que Luis Otero y Fernando Landaburu son tal para cual.

Avellaneda sin dudas tiene cosas únicas, como por ejemplo un partido, la UCR local que resucitó para integrar Juntos por el Cambio con representantes impresentables de la política local, muchos que ni gastaban en ropa soñando con volver y el PRO los rescató del olvido y la miseria.

Pero a diferencia del honesto que comprende la necesidad, estos impostores de la moral y el honor que reclaman en otros, son una categoría de personas que solo se pueden definir como unos hijos de la mentira.

Luis Otero, ha vivido una vida ficticia, entre los Scouts y la televisión, donde su tarea no era la de un periodista sino la de leer noticias, así de simple, leía lo que le pasaban, sin participación en la producción de la misma, como un actor que lee e interpreta un libreto, ¿qué puede saber un actor sobre el papel que interpreta?, como un actor de House no necesariamente es médico, Otero no es un periodista.

En el colmo de la ridiculez de la campaña de Juntos por el Cambio, no tuvieron la mejor idea que la de festejar el día del niño en el Hogar Materno Infantil Tribilín, incluso Landaburu presenta el evento con estas palabras:

Hoy junto con Luis Otero acompañamos a la amiga Liliana Garcia Mojardin en la hermosa fiesta del día del niño que organizo para los chicos del Hogar Materno Infantil «Tribilin».

Felicitaciones a Liliana y a todo su equipo por la importante tarea que realizan día a día y por el amor y dedicación con el que prepararon esta fiesta, que la disfrutaron los niños y los padres.

Nunca quedó claro si el Hogar tiene todas las habilitaciones como corresponde y personal calificado, sí se sabe que Liliana García Mojardín es una activa militante de la UCR y que el hogar tuvo varias denuncias por irregularidades que iban desde la falta de habilitación, personal sin formación profesional y hasta sospechas de descuidos o maltratos, como la que en el año 2012 se radicó en la comisaría 7ma de Avellaneda por las lesiones en el rostro de una beba llamada Morena.

También la directora Mojardin supo marchar a Plaza de Mayo con un cartel que decía «docente popular no reconocido», en reclamo de pagos y subsidios de parte del Estado.

Liliana García Mojardín se presenta como docente, escritora, periodista, poeta, conductora radial, coordinadora y animadora de espectáculos artísticos, en el 2018 volvió a los medios de la mano de una denuncia política de Mojardín, quien denunciaba que el municipio de Avellaneda le había retirado la asistencia al comedor, aprovechando para victimizarse por el caso de Morena, donde no dudo en acusar a su madre de oportunista y a los medios de no pedirle disculpas, pero curiosamente alguien que dice ser parte de los medios, nunca salió a mostrar las habilitaciones y los C.V. del personal del hogar, las dudas se aclaran mostrando las pruebas y no con palabras.

Demasiadas dudas sobre las verdaderas intenciones de las autoridades del hogar, que hacen justamente en su conjunto un lugar poco recomendable para hacer política con los niños, son una vergüenza.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *