Avellaneda: Políticos sin vergüenza, hacen campaña con la necesidad de los más vulnerables

 Parece que a la hora de hacer política, cualquier cosa viene bien y en esto incluyo a todos los partidos que se aprovechan de la necesidad de los sectores más vulnerables para ensayar caras, hacer promesas y sacarse fotos sonriendo junto a gente que si luego la ven tocarles el tibre de su casa llaman a la policía.

Hipócritas sin vergüenza, ver a funcionarios de CAMBIEMOS recorrer Villa Inflamable en Dock Sud, haciendo campaña y prometiendo lo que no van a cumplir es indignante, dirán cómo uno sabe lo que va a pasar, sencillo, todo es una puesta en escena, primero, se observa a uno de los directores del Hospital Fiorito Sergio Gustavo Magarelli, famoso por sus mentiras donde no se pone colorado al asegurar que los hospitales de Avellaneda están en mejores condiciones desde que asumió María Eugenia Vidal, mentira que a diario pueden comprobar los vecinos con solo concurrir a la guardia de cualquiera de los hospitales y ni hablar de esperar alguna ambulancia provincial, la Concejal Susana Mabel Marco, más activa en las calles haciendo campaña que trabajando en el HCD como si nuestra ciudad fuera Berlín y no hubiera proyectos por presentar o pedidos de informes y Fernando Landaburu, titular del PAMI Avellaneda, quien parece ser el único que no se entera de los reclamos de los afiliados por la atención que reciben por ejemplo en el Hospital Presidente Perón o en el Sanatorio 24 de septiembre de Avellaneda.

Se agradecen ellos mismos por las redes sociales, arman perfiles en sitios en inglés para mostrar su trabajo solidario, seguramente porque su montaje no está destinado para esa gente de sus fotos que apenas tienen para vivir con dignidad.

Esta es la clase política que tenemos, que se postulan para cargos que nunca hubieran obtenido por idoneidad o concurso, la política les permite vivir sin responsabilidades, mientras sean los payasos del circo todo bien.

Los desafío a estos caraduras a una recorrida por lo que no hacen para que nos dejen de mentir y burlarse en la cara.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *