Un familiar del joven que murió en Boedo dice que no forcejeó con la policía

Un familiar del joven de 18 años que murió luego de recibir un balazo en la cabeza durante un procedimiento policial en el barrio porteño de Boedo dijo esta tarde que la víctima no participó de ninguna pelea ni forcejeó con el efectivo que está detenido por haberle disparado.

«Jon no estaba en la pelea. La pelea fue en otro lugar. Y cuando llegó la policía, él siguió caminando detrás de su amigo que dijo que en ningún momento hubo un forcejeo», explicó a Télam Jesús Castro, prima hermana de Jon Carlos Camafreita (18).

La mujer contó que el joven vivía con sus padres y hermanos en el partido bonaerense de Moreno pero que el sábado pasado se había quedado en su casa, en esta Capital Federal, donde la víctima trabajaba en un restorán de sushi y una casa de venta de cortinas.

«Jon salió con un grupo de amigos y hubo un problema. Llegó un patrullero, se bajó un policía que le dio la voz de alto y le pegó un tiro en la nuca», indicó Jesús, cuya familia está siendo asistida por la asociación Madres del Dolor.

Según la prima de Jon, el balazo ingresó por el lado derecho de la nuca y salió por la sien izquierda.

Jesús indicó que, de acuerdo a lo que le contó luego el amigo que estaba junto a la víctima, un chico de 14 años, «después del disparo hubo un forcejeo pero entre él y otro policía».

Respecto del testigo, la mujer dijo: «El chico quedó muy shockeado y pedimos que lo pongan a resguardo».

En tanto, la prima de la víctima relató que luego de que Jon quedara internado en el Hospital Ramos Mejía, familiares y amigos fueron a pedir explicaciones a la comisaría 8va., en la que prestaba servicios el policía.

«Un subcomisario le dijo a la madre de Jon que lo sentía mucho y que el oficial al que le había sucedido esto era uno de los cinco mejores efectivos que tenía», precisó.

Y agregó que anoche, poco después de que Jon muriera en el hospital, los familiares y amigos del joven volvieron a concentrarse en la seccional para pedir Justicia porque sentía «desesperación e indignación».

Jesús añadió que el cuerpo de Jon será entregado mañana a la mañana a sus padres en la Morgue Judicial, tras lo cual realizarán un velatorio en una casa fúnebre ubicada en la calle Alsina, entre Alberti y Saavedra.

Luego inhumarán los restos del chico en el cementerio de Flores y finalmente realizarán un corte en la calle Alsina para reclamar por el esclarecimiento del caso.

Sobre cómo era Jon, Jesús recordó que «era un re personaje al que le gustaba mucho el rap».

Fuente:Telám

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *