Trafican tejidos humanos sobrantes de las cirugías

tejido-humanoEl experto antifraude, Ricardo Tondo, asegura que “hoy por unos cuantos metros de piel (la de la panza es la más requerida por ser la más sana y la menos expuesta) se llegan a pagar 10.000 dólares y más”.

Denuncian la existencia de un extendido mercado negro en el que operan diversas mafias dedicadas a traficar con los tejidos humanos sobrantes de cirugías reductoras practicadas a ex obesos.

¿A dónde van a parar los varios metros de piel y tejidos sobrantes o las tres cuartas partes del estómago que se le extraen a un paciente hiperobeso durante una cirugía bariátrica y después de ella?

Se trata de partes humanas, tejidos «vivos y coleando», grasos y flexibles que tienen múltiples aplicaciones en medicina reconstructiva.

Los especialistas consultados explicaron que por los excedentes resultantes de las intervenciones reductoras se llegan a pagar varios miles de dólares, según la calidad y la cantidad del tejido extraído, el que posteriormente se utiliza en operaciones de reconstrucción.

Para Ricardo Tondo, experto antifraude y antilavado, «el tráfico de tejidos es otro capítulo del aprovechamiento que estas mafias hacen de la situación del paciente hiperobeso, al que primero tientan con el contrabando de droga metida en su cuerpo y luego con la venta de sus órganos».

Al explicar las razones que alimentan este negocio, Tondo señaló que, según datos oficiales, en Argentina el 53 % de la población tiene problemas de exceso de pesos y el 18 % es obeso.

En ciertos casos de obesidad mórbida el único y más efectivo tratamiento posible es la cirugía bariátrica. Pero ésta es sólo la primera etapa del largo proceso de recuperación del hiperobeso.

La intervención bariátrica, que de por sí tiene un costo alto, es el primer paso. Tras la operación el gordo baja de peso, pero le quedan grandes extensiones de piel que la cirugía bariátrica no elimina. Para sacarse de encima esos colgajos hace falta operarse varias veces y esto implica un alto costo adicional», explicó Tondo.

Y es en ese momento que aparecen estas mafias, que para financiar las cirugías reductivas ofrecen al paciente comprarle los tejidos sobrantes, que luego comercializarán en un mercado negro a través de redes ilegales. ¿Con qué destino? Estos órganos (para la medicina todo tejido humano es un órgano) se usan en cirugías reconstructivas, en casos de malformaciones congénitas (manchas en la piel), accidentes de tránsito o quemaduras graves.

Hay una gran demanda interna de tejidos, a la que se suma la externa, derivada del circuito que provee el «turismo hospitalario» y que ofrece en plazas extranjeras cirugías que incluyen material reconstructivo a bajo precio en comparación con los valores internacionales. Por ejemplo, para los injertos de piel o la tan mentada reconstrucción peneana o vaginal los tejidos sobrantes de operaciones bariátricas ofrecen excelente material», dijo Tondo.

El especialista explicó que el circuito ilegal de tejidos humanos se alimenta por el hecho de que las personas que necesitan de ellos para un injerto o aplicación de otro tipo de tejido deben recurrir a los bancos que funcionan en instituciones reconocidas, constituidos con donaciones.

Pero para esto tienen que entrar en una lista que muchas veces implica largas esperas, todo lo que se acortan drásticamente si se ingresan en el mercado negro», señaló.

El problema es que estas mafias se nutren de pacientes que entran en instituciones públicas y privadas malversando fondos.

Todo centro de salud que tenga un boom de prácticas hospitalarias es proclive a ser corrompido por estas mafias», señaló el especialista.

La conservación de tejidos humanos en buenas condiciones es una operación compleja que requiere un alto grado de sofisticación y recursos económicos importantes. Se trata de mantener y enviar piel cadavérica humana criopreservada a todo el país e incluso al exterior. La misma es remitida en conservadoras con hielo seco suficiente para garantizar que la cadena de frío se mantenga por al menos 24 horas en cualquier condición climática.

La piel está colocada en paquetes de doble bolsa estéril, con solución de criopreservación sobre un campo quirúrgico.

En el rubro implantes de pelo, que está muy difundido y ofrece un enorme mercado, es habitual que el paciente provea el implante de su propia piel. Pero, qué ocurre cuando hay poca piel disponible? Es ahí donde aparece el mercado negro», señaló el experto.

Según Tondo, el de los gordos es sólo un nicho en este  negocio, en el que también se aprovechan tejidos extraídos en cirugías reconstructivas tras embarazos o contornos estéticos.

Un comentario de “Trafican tejidos humanos sobrantes de las cirugías

  1. Un artículo muy interesante, uno nunca sabe lo que pasa con su cuerpo y hay quienes de todo hacen un negocio. Por suerte mi piel está tan dañada y estriada que no le va a servir a nadie, ni hablar de los pocitos que me dejó la celulitis, casi cráteres. A mí no me sirve saber esto, ya no hay crema ni tratamiento que me ayude.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *