Silvia Diana el chiste de Juntos por el Cambio

Una vez más, Silvia Diana vuelve a exponerse como un mal chiste de lo que representa en la política local, Juntos por el Cambio, irresponsable en sus palabras como en sus actos, cualquier excusa le viene bien para «figurar», motivo por el cual no tiene problema en opinar de lo que sea aún cuando no tenga idea de ello.

Demostrando ser una abogada con poca experiencia en la profesión, vuelve a lo sencillo y mediocre, las denuncias mediáticas donde pauta mediante no es interrogada y se publica su discurso político, si aplicamos la lógica a sus declaraciones, hay una enorme incoherencia de su parte.

Por un lado acusa al intendente Jorge Ferraresi de tener una actitud déspota y despedir a 15 empleados que cumplían funciones de sereno por no acatar la orden de pasar a formar parte de una cooperativa, algo que no es nuevo en el municipio y que curiosamente Juntos por el Cambio ignoró cuando eran gobierno, incluso en sus declaraciones se confirma lo que hace tiempo señalamos desde El Sindical, que el STMA, conducido por Hernán Doval, ignora los reclamos de los despedidos cuando estos no son afiliados o no hay posibilidades de que lo sean, transformando el sindicato en una especie de club donde solo los socios tienen beneficios.

Describe que luego de ir al sindicato en busca de respuesta y al ministerio de trabajo recurrieron a la UCR, desde donde presentaron un proyecto de Ordenanza para reincorporarlos, pero que el oficialismo impuso su mayoría y lo rechazó. Motivo por el cual volverán a presentar el proyecto para tratarlo, pero que estiman no pasará la mayoría, relato que solo revela una cosa, Diana no tiene problema alguno en usar la necesidad y el dolor ajeno para hacer política.

La UCR local cuenta con varios abogados además de Diana, como por ejemplo Luis Otero que posee un estudio integral con varios abogados, es decir, si la idea era asistir correctamente a los trabajadores bien podrían representarlos legalmente e impulsar las denuncias correspondientes, pero obvio eso implica trabajar y la idea es hablar y decir cosas en una nota y luego seguir sin trabajar por los vecinos.

Por si faltaran motivos para señalar que Silvia Diana es un mal chiste, opina sobre el uso de las Taser, algo que no sabe qué es ni como funciona, habla de la formación policial cuando no tiene idea de lo que es la policía, de protocolos como si estos fueran un libro mágico que per se soluciona la inseguridad.

Una vez más, le recomiendo a la concejal que piense antes de hacer declaraciones y recuerde que tiene un compromiso no solo con su espacio político sino con todos los vecinos, mejor que decir, es hacer y en eso deja mucho que desear señora Diana.

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.