Presupuesto 2023: bajan las partidas para servicios sociales y suben los recursos para pagar deuda pública

El jueves pasado el Poder Ejecutivo nacional envió al Congreso el proyecto de presupuesto para el año 2023. La propuesta contempla una reducción del gasto de casi el 9% con relación al presupuesto actual (vigente al 31/8/22 y ajustado por la inflación estimada en el mismo proyecto para este año, del 95%). El 50% de ese recorte se explica por la caída del presupuesto destinado a la Seguridad Social (Asignaciones Familiares, Prestaciones Previsionales, Pensiones no Contributivas).
Si bien la mayor parte del presupuesto está destinado a Servicios Sociales
(64,4%), una tendencia que se sostiene a lo largo de los años, esta finalidad cae más de un 10% si se compara lo proyectado para 2023 con el crédito vigente en agosto de este año, mientras que la Deuda Pública tiene una asignación que supera en un 25,7% a la de este año. Otra finalidad que aumenta con relación a 2022 es Servicios de Defensa y Seguridad, con un presupuesto un 10% más elevado, orientado principalmente a la función Defensa.
La reducción del gasto en Servicios Sociales (que incluye políticas destinadas a Agua Potable y Alcantarillado, Ciencia y Técnica, Educación y Cultura, Promoción y Asistencia Social, Salud, Seguridad Social, Trabajo, Vivienda y Urbanismo) y en Servicios Económicos (que contempla políticas dirigidas a Agricultura, Comercio, Turismo, Comunicaciones, Ecología y Medio Ambiente, Energía, Combustibles y Minería, Industria, Seguros y Finanzas, Transporte) repercute en una reducción de la participación de esas partidas, del 1% y del 3% respectivamente, sobre el presupuesto total. Como contracara, la Deuda Pública aumenta su participación sobre el total del gasto en casi un 3%.
Dentro de los Servicios Sociales vemos que, salvo Ciencia y Técnica, todas las funciones sufren recortes si se compara la proyección 2023 con el presupuesto vigente actualmente.
Si bien puede parecer insignificante la reducción del 1% en la participación de Servicios Sociales sobre el presupuesto total, en términos relativos, el mayor recorte se explica por la caída del gasto destinado a Seguridad Social (la función con más presupuesto dentro de Servicios Sociales), dentro de la cual se encuentran programas como Asignaciones Familiares, Prestaciones Previsionales, Pensiones no Contributivas por Invalidez Laborativa.
Antes de que termine el año, el Congreso debe aprobar la propuesta del Ejecutivo y puede realizar modificaciones. El debate comienza en la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados/as. Esta instancia es fundamental para analizar y discutir la asignación de recursos adecuados para políticas públicas destinadas a garantizar los derechos y reducir las desigualdades socioeconómicas.
Mientras nos preparamos para una nueva edición, te acercamos algunas herramientas para que analices las políticas que te interese monitorear: El proyecto de presupuesto 2023, publicado en la página web de la Oficina Nacional de Presupuesto. El Monitor Presupuestario para analizar las variaciones y la ejecución de las políticas desde 2007 hasta la actualidad. El tutorial de la Oficina de Presupuesto del Congreso, que te puede servir para encontrar datos útiles y complementarios a los del Monitor. ¡Escribinos si querés que te ayudemos a analizar alguna política en el proyecto de presupuesto 2023! Malena (mvivanco@acij.org.ar) y Julieta (jizcurdia@acij.org.ar).
ESCRIBINOS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.