Ordenan a un colegio indemnizar a un alumno golpeado en clase

La Cámara Civil condenó a un colegio privado católico a indemnizar con 5.000 pesos a un alumno que sufrió lesiones y hasta perdió el conocimiento, luego de ser golpeado en una clase en la que el profesor de educación física estaba ausente.

Así lo resolvió la Sala E del Tribunal al ordenar el pago de una indemnización al Colegio San Fernando y la Diócesis de Morón, a raíz de los hechos ocurridos en noviembre de 2005.

Los camaristas Fernando Racimo, Mario Calatayud y Juan Carlos Dupuis reprodujeron los hechos ocurridos: «el niño se hallaba en la clase de educación física sufriendo golpes en su rostro y en su cabeza cuando los varones se encontraban solos en esa clase de gimnasia», señalaron.

En su defensa, el colegio aseguró que «el accidente protagonizado por el menor ocurrió por el empujón de un alumno a otro sin que hubiera posibilidad alguna de la intervención de las autoridades del colegio para impedirlo».

«Resulta claro que la situación dañosa debió haber sido evitada por los docentes que tendrían que haber estado custodiando a los estudiantes durante el desarrollo de la clase, exigencia que resulta aplicable especialmente en los casos de daños ocurridos durante el desarrollo de clases de educación física», replicó la Cámara en su fallo.

Además, los camaristas recordaron que el niño de diez años de edad «sufrió politraumatismo con traumatismo de cráneo con pérdida de conocimiento y múltiples hematomas en su rostro y rodilla izquierda», por lo que «fue necesaria la internación».

«El informe pericial psicológico da cuenta de que el menor pudo haber cursado inmediatamente después del episodio un cuadro aproximado a una reacción a estrés agudo de tipo transitorio que apareció como respuesta a un estrés disruptivo y excepcional», dijeron los jueces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.