Once:Policía federal abate a un delincuente dentro de un edificio y sus cómplices huyen

Luego de ingresar a la torre donde vive el agente de la fuerza de seguridad, el asaltante mantuvo como rehenes a tres personas hasta que finalmente fue ultimado por el efectivo. Otro delincuente logró escapar.

Voceros de la fuerza informaron que el hecho ocurrió el viernes por la tarde, alrededor de las 14, en un departamento del contrafrente del 10º piso del edificio ubicado en Bartolomé Mitre 2689, a una cuadra de la estación de trenes de Once.

Todo comenzó cuando una mujer llamada Noemí Pastrana, de 39 años y que había ido a reemplazar al encargado debido al feriado, fue a realizar una compra al supermercado pero al volver encontró a dos ladrones escondidos en la escalera, cerca del ascensor.

«Lleváme a lo del encargado o te pego un tiro», le dijeron a la mujer, a quien apuntaron con un arma y agarraron de los pelos, según contó una amiga de la víctima que se identificó como Flavia.

Cuando llevaban por la fuerza a la mujer, que habitualmente trabaja como ayudante de un encargado de un edificio de la calle Castelli, los delincuentes se cruzaron con una pareja que iba a subir al ascensor e ingresaron a su departamento.

Allí golpearon al hombre y al parecer se produjo un forcejeo que provocó la caída de un televisor y de una mesa dentro de la vivienda, lo cual alertó a un vecino que trabaja como Sargento 1º de la División Custodias Especiales de la Policía Federal, de acuerdo a lo explicado por la amiga de la ayudante del encargado.

El policía bajó hasta el departamento del cual provenían los ruidos, y tras identificarse y dar la voz de alto mató a uno de los asaltantes. Mientras que su cómplice logró huir del lugar, al parecer porque tenía la llave de la puerta de entrada.

Al respecto, la amiga de una de las mujeres mantenida como rehén aseguró que «no está forzada la cerradura» de entrada al edificio, por lo cual, especuló, los ladrones «o tenían llave o alguien les abrió» para poder robar y luego escapar.

Los investigadores comprobaron que el asaltante muerto -un joven mayor de edad- tenía entre su ropa unos 3.500 pesos que había robado, y que su cómplice solamente se llevó los teléfonos celulares de sus víctimas.

Por el asalto primero intervino personal de la Comisaría 7ª de la Policía Federal, pero como un agente de la fuerza está involucrado el juzgado de turno convocó para trabajar en el caso a efectivos de Gendarmería Nacional.

El Sargento 1º quedó en calidad de «demorado», se le incautó el arma utilizada y ahora los investigadores deben determinar cómo fue el accionar del policía, para resolver si continúa detenido o es liberado.

En tanto, los pesquisas analizarán una cámara de seguridad ubicada enfrente del edificio asaltado para poder establecer cómo fue que ingresaron los delincuentes, tratar de obtener algún dato sobre ellos y observar hacia dónde fue el que se escapó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.