Marcha de visitadores médicos

El personal agrupado en la Asociación Agentes de Propaganda Médica (AAPM), que lidera Ricardo Peidro, marchará el viernes hacia el Ministerio de Trabajo en demanda de un aumento salarial del 45,5 por ciento.

Los sindicalistas también ofrecerán una conferencia de prensa a partir de las 15 frente a las puertas de la sede laboral de la Avenida Callao al 100 para explicar los motivos del conflicto.

Los trabajadores exigen un incremento salarial en paritarias del 45,5 por ciento y mejoras en el convenio colectivo del sector.

La marcha forma parte de un plan de lucha que incluye movilizaciones nacionales ante «la ausencia de respuestas».

El plenario nacional de secretarios generales y delegados de laboratorio aprobó por unanimidad «un plan de lucha con movilización hacia la cartera laboral ante la falta de respuestas en las negociaciones paritarias con la industria farmacéutica, representada por las cámaras CILFA, Cooperala y CAEME».

El plan de lucha contemplará también escraches en diversos laboratorios de las tres cámaras empresarias, acciones directas, paros en el marco de la realización de Congresos médicos y la afectación de la distribución y comercialización de remedios.

La AAPM reclama desde hace dos meses un aumento de los haberes, jardines paterno-maternales, mejoras en el convenio colectivo para las licencias especiales por maternidad/paternidad, para la jornada y la salud laboral y las vacaciones, entre otras cosas.

«El 45,5 por ciento se planteó en función de la inflación y del crecimiento de la industria farmacéutica en términos de rentabilidad y ganancias y para obtener una mejora salarial directa y no sólo una recomposición», explicó Peidro.

Agregó que «la industria farmacéutica factura de forma anual al menos 4.500 millones de dólares, es decir, unos 18.000 millones de pesos a partir del incremento exponencial de precios, ya que laboratorios y cámaras burlan los acuerdos de precios y las leyes argentinas», aseveró el dirigente sindical.

«Esta creciente rentabilidad, con márgenes de ganancias por fármacos que oscilan entre 5.000 y 30.000 por ciento en varios medicamentos, demuestra que a las empresas no les interesa la salud colectiva y que tampoco están dispuestas a reinvertir parte de su capital en los trabajadores», añadió Peidro.

El dirigente argumentó que las cámaras «se niegan a realizar una propuesta salarial consolidada y de mejora laboral».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.