Los hermanos Cubilla, de la villa Zavaleta a reyes de la marihuana

Raquel-y-ArnaldoLlegaron desde Paraguay a Barracas sin un peso. Pronto empezaron a cultivar su propia droga, a distribuirla en camiones y hasta en avioneta. Cayeron con 3.500 kilos.

Los hermanos Cubilla empezaron muy de abajo, vendiendo droga como punteros en la villa Zavaleta, de Barracas. Llegaron a la Argentina sin un peso y poco a poco fueron armando un emporio, con el que lograron hacerse de un campo en Paraguay y cultivar su propia marihuana para vender acá. Armaron una flota de camiones para distribuir su producto en todo el país y hasta sumaron una avioneta con la que se cree que también cruzaban cargamentos a Chile. Se movían con cuatro custodios armados, dos a pie y otros dos en moto.

Hasta que todo se desmoronó.

Lorenzo (34) y Arnaldo Cubilla González (31) son paraguayos. El más joven llegó a la Argentina a principios de los 2000 y se instaló en una precaria casilla de la villa Zavaleta, en avenida Iriarte y Luna, Barracas. Cuando comenzó a ganar dinero grande, se fue vivir a un cómodo departamento de tres ambientes en el barrio porteño de Almagro. Empezó a vestirse con ropa de marca y a la moda, se compró un Volkswagen Fox gris para no llamar demasiado la atención y se puso de novio con una atractiva joven de su misma nacionalidad, con la que planeaba tener hijos.

Pasada la primera etapa, en la que le enviaba desde Paraguay droga de terceros para que la vendiera aquí, Lorenzo se puso a cultivar marihuana en campos ubicados en la localidad de San Pedro del Paraná, a 360 kilómetros de Asunción. Allá hasta logró convertirse en presidente del club de Sportivo San Pedro del Paraná, que ganó la liga Tebicury de fútbol. Incluso trajo a varios jugadores jóvenes de su club a vivir a Buenos Aires y los hizo jugar en clubes del Ascenso.

Los hermanos cayeron tras seis meses de investigaciones que incluyeron escuchas telefónicas, filmaciones, ocho hombres del área de Investigaciones Criminales de la Policía Metropolitana siguiéndolos por todo el país y dos traductoras de guaraní para entender sus conversaciones. Finalmente, el 7 de junio la banda cayó con un cargamento de 3.500 kilos de marihuana ocultos en un camión blanco. No era un vehículo común: tenía insignias falsas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y simulaba estar llevando donaciones al interior del país.

Los Cubilla fueron procesados junto a cinco cómplices, y la Justicia les impuso un embargo de 1.000.000 de pesos a cada uno de los hermanos.

La investigación arrancó en febrero, cuando el juzgado federal N°9, a cargo de Luis Rodríguez, le pidió a la Metropolitana que investigara a un proveedor de drogas de la Zavaleta, señalado por un vendedor. Terminó siendo Arnaldo.

“Fuimos a buscarlo a la casa de Zavaleta pero no conseguimos información de él pero sí de su novia. A través del Facebook de ella descubrimos que la chica era manicura y trabajaba en una peluquería”, explicaron a Clarín los investigadores.

Con la dirección del trabajo de Raquel, la novia de Arnaldo, una mujer policía fue a la peluquería y se hizo pasar por clienta.

“Fue varias veces a atenderse a la peluquería hasta que se ganó su confianza y consiguió su número de teléfono. Intervinimos el celular de la joven y llegamos a Arnaldo. Luego, a Lorenzo y al resto de la banda”, contaron los voceros.

Como la organización sólo se comunicaba en guaraní, dos traductoras se instalaron en la SI (Secretaría de Inteligencia) para interpretar los diálogos de los sospechosos en tiempo real durante las 24 horas. Pincharon más de 30 teléfonos celulares. Así localizaron la casa de Arnaldo, en Maza y Don Bosco, en Almagro.

Agentes encubiertos montaron una guardia frente al departamento y le colocaron rastreadores satelitales a su VW Fox. Lo mismo hicieron con los coches de todos los cómplices que iban a visitarlo.

Pronto descubrieron que Lorenzo planeaba volver a la Argentina. Quería ampliar las operaciones.

“El más grande de los hermanos era el más osado. Su planes eran acaparar y traficar cada vez más droga. En cambio el menor no, porque tenía más para perder si era detenidos: estaba enamorado de su novia y planeaba tener un bebé con ella. Además tiene otro hijo con otra mujer, al que veía todos los fines de semana. Más de una vez Lorenzo le decía a Arnaldo: ‘Si te querés abrir, hacelo. Si tenés miedo, andate que me busco otro socio’ , lo amenazaba”, explicaron los investigadores a Clarín.

A principios de mayo, Lorenzo y Arnaldo se juntaron en Salto, provincia de Buenos Aires. Ellos no llevaban armas ni drogas. Pero desde la villa Zavaleta salieron una camioneta Chevrolet y un coche de custodia para ir a su encuentro.

“La camioneta se la alquilaron a un panadero de la villa que no tenía nada que ver con la banda. Y llevaron de chofer a un remisero del barrio. Por las antenas de los celulares y los rastreadores que les colocamos a los coches, logramos determinar que fueron hasta un hangar ubicado en el aeródromo de Salto. De allí volvieron con 500 kilos de marihuana, de los cuales 300 fueron a Zavaleta y 200, a La Plata”, dijo uno de los detectives.

Desde entonces, agentes de la Metropolitana se quedaron vigilando los alrededores del aeródromo día y noche, escondidos en un campo cercano. Empleados del juzgado tuvieron que ir a llevarles alimentos varias veces. Hasta que descubrieron que un piloto dedicado a las fumigaciones distribuía la droga de los Cubilla en su avioneta. Y que también guardaba marihuana en un hangar.

A fines de mayo, Lorenzo volvió a viajar desde Paraguay en su Ford Mondeo y se instaló en la casa de su hermano, en Almagro. Mediante las escuchas, los investigadores determinaron que estaban organizando un gran cargamento, para terminar de coronarse como “reyes de la marihuana”.

Un hombre apodado “Cuerno” –aún prófugo–, que vivía en Bernal, se encargó de la logística: la droga llegaría en el falso camión del Ministerio de Desarrollo. Los hermanos decidieron monitorearlo desde Almagro, donde recibieron la peor noticia: la Policía interceptó el cargamento en el camino (ver Un operativo…). Se enteraron en tiempo real, cuando les allanaron el departamento, los arrestaron y les secuestraron 2 kilos de cocaína. Al mismo tiempo, los agentes entraban al hangar de Salto, detenían al piloto de avión y desarmaban el resto de la organización montada en la villa Zavaleta.

Lorenzo-Cubilla

Fuente: Clarín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.