Lomas de Zamora: La Unidad 40 duplicó sus participantes en el programa de “Pabellones Literarios”

En el marco del programa “Pabellones Literarios”, la Unidad 40 de Lomas de Zamora duplicó los participantes del taller y destacó que el crecimiento de la actividad en la Provincia es “exponencial”.

Marcela Pérez, abogada e integrante de los talleres en la Unidad 40, comentó: “Creció muchísimo la actividad y cada vez son más los pabellones en la Provincia. El lema del taller es que prime la palabra y violencia cero entonces podemos trabajar sobre temas como violencia, discriminación y evaluar actitudes”.

Según datos del ministerio de Justicia bonaerense, en la actualidad el Programa se desarrolla en 48 pabellones de 26 cárceles de la Provincia en la que participan cerca de 2 mil personas privadas de la libertad y más de un centenar de talleristas.

El proyecto busca textos que interpelan algunas temáticas y luego se pone en discusión la lectura. En el último encuentro del año, los talleristas del pabellón 7 de la Unidad 40 invitaron a Esteban Cichello Hübner, politólogo y escritor argentino que actualmente da clases en Oxford. 

“Vino a la Unidad 40, dio una charla, los internos del pabellón leyeron su libro y le pudieron hacer preguntas. Es una historia ejemplificadora y de superación para ellos porque él contó de donde viene”, afirmó Perez.

Según lo relatado, de los 40 inscriptos en el taller pasaron a ser 80 y piensan que el año próximo continuará incrementándose el número de participantes. Acompañados por esta iniciativa, muchas personas privadas de su libertad publican sus escritos en la prensa del servicio penitenciario.

Se pueden donar libros de todo tipo -ya que hay muchos internos que quieren aprender a leer y escribir- contactandose a departamentoculturaspb@gmail.com

En este sentido, Pérez explicó que la “idea” es que “crezca” cada vez más en sintonía con los talleristas. “El proyecto es crecer, dar mayores debates y que todas las cárceles tengan pabellones literarios. El gran logro es que haya una persona que ayuda desinteresadamente y otra que elige pertenecer a estos pabellones y vivir un poco más en paz”, relató la tallerista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.