Lanús: Vecinos se organizan para marchar contra la contaminación

   Se incrementan las denuncias de los habitantes de Valentín Alsina por las graserías y plantas procesadoras de cebo que están instaladas en el barrio. “El olor nauseabundo es insoportable”, señalaron vecinos que reclaman su traslado.

Silvia, una de las vecinas que encabeza los reclamos contra la grasería Hebos, aseguró que “ya se han elevados muchas denuncias, desde hace 30 años, pero nadie clausura preventivamente este lugar”.

“Ya han venido a realizar inspecciones desde Provincia, pero dicen que no encuentran nada como contaminantes, y le dan a la fábrica quince días para que regularicen la situación. Hemos realizado denuncias públicas, denuncias en ACUMAR, y no sabemos por qué sigue sin clausurar”, comentó.

Silvia explicó que el reclamo del barrio apunta a que la planta procesadora de cebo “sea clausurada de manera preventiva” para que después “sea trasladada al Parque Industrial, como fue el compromiso que adoptó durante la campaña la gestión que está ahora”. “Queremos que se cumpla con ese parque industrial y que se trasladen a esta, y a otras, fábricas para que no estén más en el barrio”, resaltó.

Además del olor nauseabundo que se siente en la zona de Valentín Alsina y zonas aledañas, Silvia indicó que también hay mucha gente “enferma de las vías respiratorias y con ampollas en la piel”. “Aunque no tenemos la certeza de que sea por la contaminación de la fábrica, también pedimos al Municipio que haga un relevamiento de salud para que esta gente pueda saber lo que le pasa y si es producto de la contaminación de estas fábricas”, sostuvo.

El enojo de los vecinos también se refleja por “la falta de acción por parte del Municipio de Lanús y sus funcionarios”.

“Con el intendente (Néstor Grindetti) nunca pudimos hablar y nos dejó plantados varias veces. Nosotros tenemos todos los papeles de reclamos y denuncias como corresponde y los llevamos a las autoridades pertinentes en el municipio, en la Provincia y hasta la misma fábrica. Pero nadie nos da respuestas concretas”, lamentó Silvia, quien sigue siendo “testigo de nuevas inspecciones que al final no llegan a nada”. “La gente está muy enojada porque las inspecciones vienen a Hebos, pero se van como si nada. Y cada vez descreemos más de las autoridades”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *