Lanús: Joven agredida en boliche denuncia amenazas

  Una vez más el partido de Lanús vuelve estar en las noticias policiales y una vez más, un boliche es escenario de violentos incidentes donde una joven resultó brutalmente agredida en el interior de Leloir y nadie del lugar tomó alguna medida para atenderla y cuidar de ella.

El pasado fin de semana la mujer fue blanco de una brutal golpiza iniciada por otra chica, y posteriormente continuada por el hermano de esta, ante la atónita mirada del personal de seguridad del lugar, que en vez de protegerla, lanzó gas pimienta.

Por si fuera poco, más allá de las heridas padecidas, la víctima sigue siendo acechada por los agresores, quienes en las últimas horas la amenazan sucesivamente por teléfono. Pocos minutos antes de retirarse de la discoteca Club Leloir, ubicada en la Av. Hipólito Yrigoyen 2956 de la localidad bonaerense de Lanús, alrededor de las 06:30 del último domingo, Érica Rocío fue sorprendida por la espalda por otra joven, quien la tomó del pelo y comenzó a darle un golpe tras otro.

«La chica la conoce a Érica del barrio, y le tiene bronca a ella, pero mi hija nunca tuvo ningún problema con esta piba», señaló Laura Dávalos, mamá de la víctima. Como si fuera poca la agresión, Érica y la atacante fueron desalojadas del establecimiento por los custodios del mismo, quienes no reflejaron intención alguna de proteger a quien era blanco de la paliza. la cual continuó en la calle.

Allí se sumó «un hermano de la otra chica, quien le dio tres patadas. Mi hija me dijo que ‘después de la primera patada, ya no sentí más nada’». En consecuencia, sin capacidad de reacción, la chica de 18 años fue rescatada por una pareja, en tanto los violentos escaparon.

Luego trasladaron a la joven a un centro de salud cercano, presentando considerables hematomas en un ojo y en sus brazos, así como también cortes en el rostro. A su vez, la patota le sacó una uña de un dedo, lo que refleja la saña con la que la sometieron.

La madre de Érica radicó la denuncia en la comisaría 1ª de Lanús, que impulsó las primeras acciones en la investigación, como la realización de las pericias médicas. Por lo tanto, hasta el momento no hay detenidos, situación aprovechada por los agresores, quienes tras la golpiza amenazaron en sucesivas ocasiones a su víctima y a su familia por teléfono, con intimidaciones tales como «saquen la denuncia o les llenamos de tiros la casa».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.