La venta callejera ilegal creció 46% en la Capital

A pesar del «satisfactorio avance» logrado en la desocupación de los manteros de la calle Florida, se detectaron 5.823 puestos, con un ritmo de ventas promedio de $8,5 millones por día, según datos de la CAME.

La Confederación de la Pequeña y Mediana Empresa (CAME) advirtió que la venta ilegal creció 46% en marzo en la ciudad de Buenos Aires, a pesar del «satisfactorio avance» logrado en la desocupación de los denominados manteros de la calle Florida.

En un comunicado, la entidad indicó que se detectaron 5.823 puestos ilegales en la Ciudad, con una facturación mensual de 212,6 millones de pesos y un ritmo de ventas promedio de 8,5 millones de pesos por día.

«El crecimiento de la informalidad en el tercer mes del año encendió una nueva señal de alerta», indicó CAME.

Sostuvo que se relevaron 3.182 puestos de ventas informales ubicados en Saladitas y 2.641 manteros vendiendo mercadería en la vía pública. En total, hubo 898 puestos más que en febrero y en sólo un mes se abrieron 14 nuevas Saladitas en la Ciudad.

«En la actualidad, hay operando la inédita cifra de 61 Saladitas en Buenos Aires, que albergan un promedio de 95 puestos cada una. Una cifra preocupante para el comercio institucionalizado que debe sostener su actividad en medio del florecimiento visible y descontrolado de la ilegalidad», indicó la entidad.

Los datos surgen del relevamiento mensual realizado por la CAME entre el 12 y 19 de marzo, con 17 coordinadores distribuidos en las principales avenidas de la Ciudad.

Según el relevamiento, la cantidad de paseos de compras ilegales se duplicó en sólo ocho meses. Si en julio de 2011, cuando se inició este relevamiento, había 30 Saladitas en la Ciudad, esa cifra se extendió a 61 predios en marzo de 2012.

En las calles hubo 240 manteros más que en febrero mientras que en las Saladitas fue donde se produjo el mayor crecimiento: 658 puestos más que el mes pasado, según la CAME.

La cantidad de puestos en Saladitas fue la más alta de los últimos nueve meses, observándose un desplazamiento importante de los puestos que salieron de algunas calles a partir de los mayores controles pero que se reubicaron en predios informales.

La facturación de los manteros alcanzó los 52,4 millones de pesos en el mes, en tanto el conjunto de puestos en Saladitas facturó 160,2 millones de pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.