La secundaria bonaerense más dura: se permiten hasta 20 faltas y se promociona con 7

Lo anunció el Ministro de Educación de la provincia. «Prefiero una escuela con alumnos a los que les cueste rendir, que una escuela de alto rendimiento de sus alumnos pero selectiva», dijo el Ministro provincial. Buscan bajar el ausentismo y mejorar la inclusión social.

Más estricta. Así será este año la escuela secundaria en la provincia de Buenos Aires: se podrá faltar menos y habrá que esmerarse más para lograr el ansiado 7 que permitirá promocionar las distintas materias.

Así lo anunció el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, junto a Mario Oporto, director de Escuelas bonaerense, durante la presentación de los lineamientos del nuevo secundario provincial. El millón y medio de alumnos que cursará este año la segunda etapa de la escuela sólo podrá faltar 20 días al año en vez de 28 como ocurría hasta el 2009.

La vuelta a clase –el lunes que viene- tendrá como protagonistas a unos «60 mil nuevos jóvenes» que se sumarán al 1.440.000 de alumnos que cursaron durante el año pasado. Oporto aseguró que gracias a «la asignación universal por hijo, en este ciclo lectivo va a haber más retención y retorno al nivel medio».

«Un cambio que se podrá apreciar de estas reformas será la cantidad de chicos que se quedarán en la escuela», dijo Oporto. «Prefiero una escuela con alumnos a los que les cueste rendir, que una escuela de alto rendimiento de sus alumnos pero selectiva», agregó. «Debemos poner especial atención a que estos chicos no fracasen en sus estudios y vuelvan a irse de la escuela», destacó el funcionario.

Otro de los cambios que se decidieron para este año es que, si un alumno falta más de 20 veces y pierde la regularidad, deberá seguir yendo a clases para poder rendir materias libres y pasar de año y para que sus padres puedan seguir cobrando el subsidio universal.

Estas y otras novedades afectarán desde el lunes a los alumnos de la provincia que representan «e 38% de los estudiantes del país» y buscan «además de lograr la inclusión y evitar el abandono será bajar el ausentismo de alumnos», dijo Oporto y explicó que por eso «se pasó de 28 a 20 días de inasistencias permitidas».

Sin embargo, si al menos 10 de las faltas justificadas, los alumnos tendrán un plus de 8 más. Antes, con el Polimodal, tenían un máximo de 35 faltas. Se les permitían hasta 28 faltas sin justificar. Pero, en el caso de que pudieran justificar 20, les daban hasta 35.

«Este año va haber más retención de tercero a cuarto año» del nuevo secundario, vaticinó el titular de la cartera educativa del gobierno de Daniel Scioli y agregó que «para 2011 se espera un crecimiento de la matrícula de tercero a quinto año».

Acerca de las faltas por enfermedad, las autoridades diseñaron un plan de trabajo personalizado en el aula para que los chicos se pongan al día que se suma al hospitalario-domiciliario, que ya existe. Y se sumarán tres días en caso de ausencia por paternidad.

El cambio más importante será para los alumnos que cursan cuarto año, cuando deberán optar por un abanico de siete orientaciones en el caso de que sigan la secundaria común.

La reforma educativa arrancó en 2007: ese año se implementó el primer año del ciclo básico; en 2008, el 2°; y en 2009, el 3°. En 2010 arranca el ciclo superior. Este último tendrá tres modalidades: secundario común (en Ciencias Naturales, Sociales, Economía y Administración, Comunicación y Arte, a las que se sumarán Lenguas Extranjeras y Educación Física; Arte (con orientaciones) y Técnico profesional (11 especializaciones y se agregarán en Construcciones Navales, Energías renovables, entre otras).

Las materias comunes a todas las orientaciones y modalidades serán Literatura, Matemática, Inglés, Educación Física, Política y Ciudadanía, Salud y Adolescencia, Trabajo y Ciudadanía, Historia, Geografía, Biología, Física, Química, NTIC (nuevas tecnologías), Filosofía, Arte, de cuarto a quinto año.

En lenguas extranjeras, se dictarán inglés y portugués en todos los años como asignaturas obligatorias y serán optativas francés e italiano.

Estas modificaciones en la currícula se realizarán en el marco de las reformas diseñadas por el Ministerio de Educación de la Nación en más de 3.700 escuelas de todo el país, aunque en la provincia de Buenos Aires las modificaciones abarcarán la todos los establecimientos de enseñanza media, tanto públicos como privados.

Las materias se aprobarán con un 7 de promedio anual pero no se podrán tener aplazos en el último trimestre y se continuará el régimen vigente de dos materias previas como máximo para pasar de año.

También se mantendrá la vigencia de las pruebas integradoras finales, que podrá abarcar de una a seis materias a medida que transcurran los años. Tras pasar seis en la secundaria se otorgará el título de bachiller y de técnico al cursar siete años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.