La Plata:Fiscal denunció que Jefe policial no reprimió una protesta

Se trata de Marcelo Romero, quien denunció que el jefe departamental de La Plata, Jorge Antonio Silva, realizó “maniobras dilatorias” para no liberar un corte en una de las principales avenidas de La Plata. También había un incendio en las vías del ferrocarril.

Un grupo de personas realizó ayer un corte en la Avenida 520 de La Plata, frente al Mercado Regional, a raíz de un conflicto gremial entre la Municipalidad y los empleados de carga y descarga de mercaderías de las empresas que cumplen funciones en el área.

El corte provocó la intervención del Fiscal Romero, quien decidió presentarse en el lugar, donde fue agredido con piedras y demás objetos contundentes. “Recibí un golpe en la espalda, pero lo que más me dolió fue lo que pasó después”, relató el letrado.

Además del corte de calle, los manifestantes habían incendiado el viaducto ferroviario, lo que provocó que el Fiscal ordenara la inmediata intervención policial, teniendo en cuenta la peligrosidad del hecho y los recientes accidentes sobre las vías. Sin embargo, la respuesta policial no fue la esperada.

Por primera vez en quince años de Fiscal, la Policía de la provincia me desobedeció en la cara. No fue directamente, sino tomándome por estúpido. Los grupos estaban dispuestos para hacer el desalojo, pero apareció el jefe (Jorge Antonio) Silva, llamando no sé a quién, dilatando la diligencia, mientras el viaducto seguía ardiendo”, recordó Romero.

Y continuó: “La orden la di a viva voz, varias veces. Estaba presente el diputado Gabriel Bruera (hermano del gobernador Pablo). Es más, les ofrecí a los jefes policiales, que tienen por terror actuar, darles la orden por escrito si no les era suficiente mi palabra”.

Finalmente, el operativo nunca se llevó a cabo. La Policía recurrió a maniobras dilatorias para no avanzar sobre los manifestantes y, ante la inacción de los policías, el Fiscal adelantó que realizaría la pertinente denuncia por desobediencia, que fue formalizada en la jornada de hoy.

El jefe de la Policía me llegó a proponer que el desalojo se haría sin armas, a lo que yo le contesté que para eso llamen a boy scouts, no a policías. Yo no me iba a ser responsable de ello y finalmente la orden quedó revocada”, sintetizó Romero.

Algunas horas después de iniciado el piquete, la intervención de un puntero zonal fue la que logró que los manifestantes liberaran la arteria y se restableciera el tránsito. Sin embargo, Romero no dejó pasar lo sucedido y ahora deberá sustanciarse su denuncia por desobediencia policial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *