La lucha de una madre para encontrar el femicida de su hija que lleva 6 años prófugo

Ivana Correa tenía 23 años cuando fue rociada con alcohol y quemada durante una discusión con su pareja en enero de 2011, en la localidad de El Jagüel, de Esteban Echeverría. El acusado, Roberto Alfonso Almirón, fue condenado a 18 años de prisión pero está prófugo hace 6 años. A más de diez años del femicidio, la familia de la víctima sigue reclamando justicia. “No voy a dejar de luchar. Quiero que encuentren al asesino de mi hija”, dice la madre de la víctima.

“Ya pasaron diez años (del femicidio), pero hay días que me parece que recién pasó todo. Cuando a mi hija la mató este hombre, se me desplomó todo. Continúo de pie porque Ivana necesita justicia y pienso seguir adelante por ella”, manifestó Liliana Correa, la madre de la víctima.

Y continuó: “Recién estoy cayendo porque cuando mataron a mi hija no me quedaba otra que estar fuerte porque mis nietos eran muy chiquitos y me necesitaban. Fue muy difícil todo este tiempo porque las veces que me acerqué a la justicia, nadie me dio ningún tipo de información. Siempre me están diciendo que lo están buscando, pero que no lo encuentran”.

El 24 de junio de 2014, Roberto Almirón fue condenado a 18 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4  del Departamento Judicial de Lomas de Zamora por asesinar a Ivana. Un año después, la Cámara de Casación convalidó la condena de primera instancia. Poco después, la defensa presentó un hábeas corpus ante la Sala III de la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora y los jueces lo dejaron libre y Almirón se fugó.

Ivana era madre de dos niños que hoy tienen 12 y 17 años. “Mis nietos piden justicia por la madre. Pasaron más de diez años y no tengo noticias de su asesino y no estamos hablando de un hombre que tenía plata como para hacer lo quiera”, expresó Liliana.

El hecho ocurrió en la madrugada del 23 de enero de 2011 en una vivienda del barrio Coca-Cola, de la localidad del Jagüel, partido de Esteba Echeverría, donde se generó una discusión entre Ivana y Almirón, su pareja. En ese contexto, la joven terminó rociada con alcohol y quemada en la cara y el torso completo.

Minutos después, Roberto Almirón la envolvió con una sábana y la llevó al hospital de Monte Grande. Si bien el hombre declaró que la joven intentó suicidarse, la madre de la víctima denunció que fue él quien la atacó. Ivana falleció días después, en el hospital San Martín, de La Plata, donde fue trasladada porque su cuadro se había agravado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *