La indagatoria de un detenido complica la situación judicial del Crio.Insp. Papa

Uno de los detenidos por el asalto que en agosto sufrió un empresario en San Isidro negó ser informante de la Policía y complicó la situación del Comisario Inspector Raúl Papa, preso como presunto encubridor de la banda. Fuentes judiciales informaron a Télam que se trata de Eduardo Vivas, ex policía bonaerense exonerado en 2007 y detenido el viernes como presunto autor del robo y quien, según la investigación, fue grabado en una escucha telefónica hablando con Papa, ex jefe distrital de San Isidro.

En su indagatoria frente al Fiscal de San Isidro Patricio Ferrari, Vivas negó ser “informante” de Papa, tal como el Comisario Inspector  había declarado ante la Justicia.

Vivas negó haber estado involucrado en el robo al empresario, pero admitió haber hablado con el Comisario Inspector Papa sobre aquel asalto y pedirle datos porque él conocía y le había puesto el abogado a los hombres que esa noche habían quedado detenidos por el caso.

Papa fue detenido el viernes por sus supuestos vínculos con la banda que en agosto cometió un asalto en la casa del empresario del juego Jorge Pereyra (70). El Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense dispuso su pase a disponibilidad apenas se conoció su detención. Por el caso, hay seis detenidos.  Además de Papa y Vivas, están detenidos otro policía exonerado; el supuesto entregador del robo, y desde la noche del asalto quedaron presos otros dos sospechosos.

Según fuentes de la investigación, de las escuchas telefónicas surgió que Papa le avisaba a Vivas todo lo que hacía la DDI y la fiscalía y que el Comisario Inspector  le apuntaba a otros sospechosos para desviar la investigación.

El Jefe policial quedó preso por encubrimiento doblemente agravado, pero el miércoles se define un pedido de excarcelación planteado por su defensa.

El hecho ocurrió en la madrugada del 5 de agosto cuando Pereyra llegaba a su casa de San Isidro y fue abordado por tres delincuentes.

Los ladrones rompieron una de las ventanillas del auto y el empresario les entregó un anillo y 6.000 pesos.

El asalto fue observado por la esposa de la víctima, quien se asomó por una ventana y efectuó seis balazos.

Los asaltantes corrieron hasta el auto en el que había llegado para huir. Pero el hijo de Pereyra, que llegaba a la casa, al observar el asalto, embistió con su 4X4 el auto de los ladrones, dos de los cuales fueron detenidos cerca de allí por Gendarmería.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *