La abogada de la familia de Walter Bulacio apuntó contra el «Indio» Solari

Indio-SolariMaría del Cármen Verdú señaló que el cantante «pateó en contra» a la hora de impulsar la causa. Lo hizo en el marco del juicio oral contra el comisario Miguel Ángel Espósito, quien es acusado de haber privado ilegalmente de la libertad al joven durante un recital de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, en 1991.

La abogada de la familia de Walter Bulacio criticó al Indio Solari porque consideró que no fue «solidario» para ayudar a que avanzara la causa y así poder determinar las responsabilidades por la muerte del chico que perdió la vida tras ser detenido en la previa de un recital.

«De todo el arco de solidaridad que abarcó al rock, no hay banda que no haya estado en algún festival por Walter; por fuera del rock también, todos se sumaron. La única que no pintó nunca fueron Los Redondos«, disparó Verdú según  declaraciones que reproduce el diario La Capital.
La asesora letrada de la familia Bulacio recordó «cuando le dijeron a la mamá de Walter que no tenía que televisar su dolor y que dejara la calle porque la estaban usando para hacer política«, con esa frase como sustento, evaluó: «Todo eso es un clarísimo mensaje de desmovilización de la movida pública, que es lo que nos permitió llegar hasta acá. Ellos tiraron en contra, es claro«.

«Ahora hasta hablan de justicia«, se quejó Verdú: «Hubiera sido bien distinta la historia seguramente en cuanto a masividad si ellos hubieran acompañado«, especuló la abogado, que además tuvo una mirada crítica con un gesto que los Redondos tuvieron con Bulacio.

«Es obvio que con el transcurso de los años se dieron cuenta de que esto (el caso) les estaba costando mucho y ahí cambiaron el mensaje. Le dedicaron una canción tardíamente, diez años después«, dijo Verdú en referencia al tema «Juguetes perdidos«, que la banda le dedicó al joven en un show de 2001.

A poco más de 22 años de la muerte de Bulacio, esta semana comenzó el juicio oral contra el ex policía Espósito, que llega a debate acusado de «privación ilegal de la libertad«, delito con una pena máxima de seis años de prisión. Pese a las denuncias de la familia de la víctima, al acusado nunca se le imputaron los cargos por «torturas seguidas de muerte», que habría sufrido el chico que al momento de su muerte tenía 17 años.

El juicio se lleva en Paraguay 1536 y está a cargo de los jueces Rodolfo Goerner, María Deluca Giacobini y Alejandro Litvack, en tanto que la acusación la lleva adelante el Fiscal Horacio Fornaciari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.