Jésica y Johanna, las mellizas presas por robar y tirotearse con la policía

mellizas-delincuentesTienen 20 años, son de Morón y se apellidan Paz. Fueron detenidas luego de participar del asalto a una abogada y su hijo. Tras una persecusión, enfrentaron a tiros a la autoridad.

Dos mellizas de 20 años se encuentran detenidas desde el martes por “robo calificado automotor en grado de tentativa, atentado y resistencia a la autoridad y abuso de arma”.

Las mellizas Johanna y Jésica Paz no estaban solas cuando cometieron el delito por el que se las acusa. Lo hicieron junto a otros dos delincuentes, Juan Ariel Farina, de 18 años, y Ariel Elías Pucheta, de 22.  Entre los cuatro, posiblemente dos parejas, llevaban tres armas de fuego: dos revólveres, un 22 y un 38; y una pistola 9 milímetros.

Cuando el móvil de la comisaría 1ª de Morón, junto a otros dos patrulleros de la 5ª y la 6ª que se sumaron en la persecusión, logró bloquear el paso del Fiat Punto recién robado, en la esquina de Lambaré y De los Derechos Humanos, Pucheta y Farina comenzaron a disparar. Pero no eran los únicos. Una de las mellizas –todavía no se pudo determinar cuál de las dos– también tiró.

Según fuentes judiciales consultadas por el diario Perfil, todo comenzó cuando cinco delincuentes encapuchados bajaron a los gritos de un Honda Fit y amenazaron a una abogada, su hijo y su nuera, que viajaban a bordo de un Fiat Punto. Fue a sólo 12 cuadras de su casa, en la esquina de Los Olivos y Arenales, en Morón. El hijo de la letrada recibió un culatazo en la cabeza. Fue el único que terminó golpeado.

Una de las víctimas declaró que dos mujeres subieron a su auto y se ubicaron en el asiento del acompañante. Pudo reconocer eran chicas porque escuchaba sus voces. “Se reían de una manera particular”, recordó.

Al Fiat Punto subieron cuatro delincuentes, Las mellizas, Pucheta y Farina. El quinto se subió al Honda Fit y escapó.

“Nos hicieron bajar del auto y nos pidieron todas las cosas. A mi hijo, que conducía el auto, le pegaron un culatazo con el arma detrás de la oreja. Entregamos, celulares, billeteras, todo”, contó al diario la letrada, de 47 años.

Enseguida, la mujer se comunicó con su marido, quien alertó a la policía. Gracias al sistema satelital que protegía al vehículo, pocos minutos después un móvil ubicó el Fiat Punto en la salida del túnel de la calle Casullo. Allí se inició una persecución que se extendió por varias cuadras.

Tras el tiroteo, los dos jóvenes resultaron heridos en las piernas. Fueron asistidos en un hospital, pero ya detenidos. Jésica y Johanna Paz salieron ilesas, pero fueron esposadas y detenidas.

Nacidas el 18 de diciembre de 1992, son prácticamente idénticas, sólo las diferencia el lunar que lleva Jésica en su mejilla derecha. Se criaron en Morón, en los monoblocks de la villa Carlos Gardel. Fueron a la misma escuela. Comparten amigos, gustos y hasta llevan el mismo segundo nombre en el DNI: Soledad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.