Absolvieron a los trabajadores del Hospital Garrahan

juicio-oral-trabajadores-GarrahanCuatro trabajadores de la salud pública, acusados por dos inspectores del Ministerio de Trabajo de la Nación por presuntas «amenazas coactivas» durante una huelga realizada en el 2005, fueron absueltos este viernes. No hubo delito y se «criminalizó» una protesta.

«Qué vergüenza, que vergüenza / que vergüenza Noemí Rial / nos armaste una causa / y a Pedraza lo bancás», era el canto que este viernes se escuchaba en las puertas del Tribunal que absolvió a los cuatro trabajadores que prestaban servicio en el Hospital de Pediatría Juan P. Garrahan en el 2005, año del conflicto que dio origen a la causa.

Los trabajadores absueltos fueron Gustavo Lerer (bioquímico), Adriana Agüero (enfermera), Eduardo Luis García (enfermero) y Marcelo Mansilla (técnico de laboratorio), a quienes el entonces ministro de Salud, Ginés González García, llamó «terroristas sanitarios» porque plantearon una serie de reclamos laborales.

El Tribunal Oral en lo Criminal N° 29 de la Capital, integrado por los jueces Gustavo Goerner, Alejandro Litvack y María Cristina Deluca Giacobini, dio inicio este lunes a un juicio oral contra los trabajadores del Hospital, acusados por dos inspectores del Ministerio de Trabajo de la Nación de presuntas «amenazas coactivas».

Los trabajadores encabezaron una huelga en 2005 en demanda de un aumento salarial de un 50%, la incorporación de enfermeros, la instalación de un resonador magnético y mejoras en la infraestructura del hospital.

Los hechos investigados habrían ocurrido mientras los inspectores llevaban a cabo un control de cumplimiento de las guardias mínimas.

Este jueves, la inspectora del Ministerio de Trabajo, Iris Moyano, supuestamente amenazada por los trabajadores, declaró que hizo la denuncia porque se lo ordenó la viceministra de la cartera de Trabajo Noemí Rial y lo que ella vio cuando concurrió al Hospital fue «lo común de cualquier conflicto».

El fiscal que intervino en el proceso, Horacio Fornaciari, titular de la Fiscalía General N° 27, pidió la absolución de los trabajadores porque entendió que no hubo delito y se «criminalizó» una protesta. Interpretó que fue una causa armada con una clara intencionalidad política: «Me llamó la atención la existencia de una decisión política que impulsó la denuncia», dijo.

Fornaciari destacó que la inspectora Iris Moyano hizo la denuncia una semana después de ocurridos los hechos porque se lo indicaron sus superiores y lo que se imputa como «amenazas coactivas» son manifestaciones «no alcanzadas por el derecho penal», a la vez que «los insultos» no son «amenazas».

El fiscal concluyó que de los testimonios del ex diputado Luis Zamora, del periodista Pablo Llonto y de padres de niños internados surgió que no hubo violencia, sino momentos de tensión producto de una larga huelga.

La defensa estuvo conformada por abogadas del Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (Ceprodh), de la Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI), Liberpueblo y de la Asociación de Profesionales en Lucha (APeL).

Los defensores fueron Luis Bonomi (García), María del Carmen Verdú (Agüero), Claudia Ferrero (Lerer), Fernando Horacio Molinas (Mansilla) y Juan Carlos Capurro, que asistió a todos ellos.

José Luis Matassa, secretario general de ATE Capital, manifestó en un comunicado que «más allá del excelente cuerpo de abogados» y la «racionalidad del fiscal», la absolución «no hubiera sido posible si no se salía a la calle».

Agregó que el juicio formó parte «de la criminalización de la protesta social y la Ley antiterrorista que desde el Gobierno Nacional se quiere imponer ante los derechos de los trabajadores».

«Este fallo es un ejemplo para las organizaciones sociales, sindicales y políticas para ir por la derogación de esa ley perversa en tiempos de democracia», culminó el dirigente.

La lucha del año 2005 de los trabajadores del hospital logró un aumento salarial de más del 50%, se duplicó el presupuesto hospitalario, pasaron a planta permanente 350 contratados, ingresaron alrededor de 250 enfermeros y se puso en funcionamiento el resonador magnético que estaba arrumbado en un depósito desde hacía varios años.

 Por Liliana Giambelluca

Foto: Enfoque Rojo

Video. Defensa y los trabajadores Adriana Agüero, Eduardo García, Gustavo Lerer y Marcelo Mansilla. http://www.youtube.com/watch?v=gPWhFBbeUiw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *