Guernica:Explosión en vivienda con ocho muertos y sospechas de un acto premeditado

La beba de seis meses que había sobrevivido al incendio de su casa de Guernica durante el cual fallecieron su padre y sus seis hermanos, murió hace instantes en un hospital local, adonde había llegado con el 35 por ciento de su pequeño cuerpo quemado.

De este modo, ya son ocho los muertos por el siniestro que según creen los investigadores fue intencional, y por el que hay un vecino demorado, sospechado de haber prendido fuego la casa con combustible tras una discusión que había tenido la noche anterior con el jefe del hogar. La pelea habría sido por la delimitación de terrenos en esa fracción del Barrio La Loma, y porque el padre de la familia, identificado como Rafael Santa Cruz (48) no habría dejado al supuesto asesino colgarse del cable de la luz.

El hecho ocurrió en una vivienda situada sobre la calle Cañuelas, entre Brandsen y Montes de Oca, donde el fuego sorprendió alrededor de las 2.40 de la mañana, mientras dormían, a Rafael, a su mujer y a sus hijos de 13, 11, 7, 4, 5, 2 años y seis meses.

Ahora, la mujer es la única sobreviviente de la tragedia, que podría tildarse de masacre si los pesquisas confirman que efectivamente el siniestro fue provocado, aunque ya casi no hay dudas.

Según trascendió, el vecino demorado, de apellido Caraminola Báez y de 55 años, era quien manejaba la entrega de terrenos en el barrio, y quien cobraba a las familias para instalarse en el predio. El hombre también era el encargado de colgar de la luz a los vecinos nuevos que llegaban, razón por la cual le había pedido a San Cruz que le permitiera hacer este tipo de conexiones ilegales desde su poste. Pero ante la negativa de la víctima, discutieron.

Según confirmaron fuentes de la investigación a este medio, el testimonio que complica la situación de Caraminola Báez es el de un sobrino de Santa Cruz que aseguró a la policía que momentos antes del incendio y la explosión se cruzó al supuesto agresor con dos bidones de combustible, que según se sospecha eran para perpetrar el crimen. El joven contó que le preguntó «qué iba a hacer con los bidones» y recalcó que el supuesto asesino respondió que iba «a quemarlos a todos».

«Todavía no tenemos ninguna certeza. Estamos investigando la posiblidad de que aquí haya intervenido un tercero», explicó la Fiscal a cargo de la causa, Cristina La Rocca.

Larroca también aseguró que la policía fue alertada por un llamado al 911.

«La mamá resultó casi ilesa, pero está en shock. La casa era una casa sencilla. Lo que nos hace sospechar es que cuando los bomberos llegaron percibieron un fuerte olor a combustible», agregó.

En el lugar del hecho todavía puede verse lo poco que quedó de la casa, que parecía ser una vivienda aún en construcción, y ropa de los chicos tirada sobre el piso. Allí trabajan ahora peritos de la fiscalía de Guernica, dependiente del Departamento Judicial de La Plata, y de la Polícía Cintífica.

«Esto que pasó fue terrible. Llamamos a la policía, pero cuando llegó ya no se pudo hacer nada. Estaban todos muerto», señaló una vecina.

Una dificultad para actuar rápidamente fue que en el barrio no hay agua, razón por la cual se vio obstaculizada la tarea de los bomberos.

Otro hombre que aseguró haber sido compañero de trabajo de Rafael sostuvo ante este medio que la familia «no tenía problemas con nadie».

Según relató la gente del barrio el hombre demorado ya tendría antecedentes penales, pero esto no fue confirmado por la Justicia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *