Gerónimo «Momo» Venegas, ¿traidor a los trabajadores?

¿Cómo se puede llamar a un secretario general que sus acciones son para beneficiar a los empleadores?, un personaje atornillado al sillón que tiene vida de millonario sin que pueda justificar su patrimonio, con relaciones con el poder para garantizar la impunidad de sus acciones, esto es hoy el Secretario General de UATRE, Gerónimo «Momo» Venegas, la pata sindical del PRO.

Es innegable que personajes como Venegas se encuentran más cómodos rodeados de gente cool y de clase que con los trabajadores que supuestamente representa y a quienes debe su fortuna, sus contactos y lo que es, incluso les debe su presente y hasta el futuro de los suyos que vivirán una vida de lujos.

Las imputaciones judiciales a Venegas en el 2011 por el entonces Juez federal Oyarbide, por el manejo irregular de la obra social y medicamentos considerados peligrosos para la salud lo termino con su detención, pero una serie de bloqueos de rutas y movilizaciones presionaron para que recupere la libertad, en tanto en el 2012 recibió una denuncia y procesamiento por «amenazas calificadas», cuando en el mes de octubre autoridades de la Asociación Argentina de Trabajadores Horticultores y Floricultores.

Guillermo Martini, funcionario del organismo declarado inconstitucional, afirmó que durante la conducción de Venegas en el Renatea se habían subdelegado la registración, los subsistemas de seguridad social, la capacitación y otras instancias de control en cinco sociedades anónimas, otra de las prácticas de Venegas era inflar el padrón de trabajadores con libreta agraria que, en la práctica, no tenían trabajo o lo hacían en la total informalidad. Del total de trabajadores que tenía el Renatre, sólo un 42 por ciento estaba registrado en la AFIP.

Dejando de lado otros escándalos de hijos del dirigente que en más de una oportunidad han mostrado su desprecio por respectar normas y unas rápidas respuestas de poseer influencias, vayamos a lo actual, el apoyo político de Venegas a Mauricio Macri, siendo su pata sindical y peronista, agrupando agrupaciones y sindicatos detrás de su partido Fe, el cual en estos días comienza a tener deserciones y complica el panorama para las elecciones.

Es de esperar que un sindicalistas que se pega a un gobierno obtenga beneficios para sus afiliados, pero en el caso de Venegas las cosas no funcionan así y una vez más, los afiliados, los supuestos representados, vuelven a quedar en segundo plano, Mauricio Macri, luego del acto en Caballito junto al Momo, otorgó beneficios a empleadores rurales, sí aunque usted no lo crea.

La resolución 78/2017 del RENATRE aprueba la reglamentación de un «Sistema de Adhesión al Plan de Facilidades de Pago destinado a empleadores rurales de todo el país con el objeto de cancelar las obligaciones de la seguridad social que se adeuden«.

Entre los beneficios para quienes adhieran al plan, está el acceso a una quita del 60% sobre los intereses cuando la deuda se cancele con un pago único. Para deudas consolidadas de hasta $8.000, se otorgará una quita del 20% sobre intereses con un máximo de 3 cuotas fijas sin interés.

En tanto, habrá una quita del 30% en un máximo de 6 cuotas con interés del 1,75% mensual para deudas de entre $8.001 y $15.000.

Deudas de entre $15.001 y $30.000, tendrán una quita del 40% sobre intereses, en un máximo de 10 cuotas fijas, con un interés de financiación del 1,75%.

Quienes tengan una deuda de más $100.000, tendrán hasta 15 cuotas fijas con un interés de financiación del 1,75%.

Es decir que los empleadores, que incumplen oblogaciones con sus trabajadores, lo que se traduce en perjuicios hacia ellos.

Por otro lado, como no son tontos en lo que hacen, el mismo organismo comunicó un aumento al subsidio por desempleo, es decir, el Estado financia las deudas de los empleadores, financia además el aumento del subsidio, así Venegas sigue con su conducción sin sobresaltos, los empleadores lo ven como un dirigente que no reclama, no los persigue y hasta es parte de quienes le brindan soluciones, en tanto los trabajadores siguen sin que nadie controle sus condiciones de trabajo, sin que el Estado imponga las multas correspondientes.

Para que se entienda, un trabajador tiene un horario, si no cumple se le descuenta en sus haberes, no hay reclamo, las cosas son así, producto de ese esfuerzo y trabajo, el empleador obtiene materia prima, productos, que vende y cobra por ellos, ahora bien, por sus deudas se le permiten planes de pago, algo no funciona bien.

Venegas como lider sindical debería tener respeto por los derechos de los trabajadores y sus condiciones, como político no voy a hacer un juicio de valores porque todos los políticos mienten, por eso lo más digno que podría hacer es dejar su trabajo sindical y bancarse la campaña y la política sin negociar con el bienestar de sus afiliados. Ni siquiera uno puede pretender que devuelvan lo que no pueden justificar, pero sí que pongan un punto final.

 

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.