Gerardo Martínez acusado de «bancar» el narcotráfico en la UOCRA

En horas del mediodía, se hizo presente en la puerta de la comisaría 4ta de La Plata, Fabiola García, la esposa del dirigente sindical Juan Pablo Pata Medina, para interiorizarse de la situación de su marido y su hija aprehendidos luego de ser agredidos por una patota que responde a Iván Tobar cuando iba a un chequeo médico al Hospital Italiano de La Plata.

La mujer acompañada de un sector de la UOCRA La Plata que responde a Medina, fue entrevistada por los medios periodísticos en el lugar y visiblemente molesta por entender que su marido e hija fueron emboscados, agredidos y encarcelados como una demostración de poder de quienes se benefician con el negocio de la droga.

Fabiola, hizo un relato que apunta a los problemas judiciales que ella y su familia afrontan desde que denunciaron la llegada de barras bravas al sindicalismo, para buscar una protección política y sindical que les permita a los barras llevar adelante su negocio de venta de drogas. Así no dudo en denunciar ante los medios a Iván Tobar como el jefe del narcomenudeo a los jóvenes de las cooperativas de La Plata, a los que luego usa para pegar carteles o realizar aprietes.

Acuso a Sebastián Verón de estar al tanto de los delitos que lleva adelante la barra brava del Club Estudiantes de La Plata y de permitir que arruinen a los jóvenes, esto no es nuevo y mucho se ha escrito sobre los vínculos de los barras con la droga, robos y secuestros entre otros delitos, algo que el Estado no ha podido o querido resolver.

Denunció que el intendente Mario Secco de Ensenada, tiene a un secretario de seguridad que hace negocios con Tobar y que la situación es conocida por la policía Bonaerense que siempre ha sido socia de los barras, políticos corruptos y «narcos» que aclaro los llaman así pero no son Pablo Escobar.

Tuvo fuertes palabras para el actual ministro de justicia bonaerense Julio Alak a quien señaló como uno de los responsables de permitir una persecución a su familia dejando en claro que así como el gobierno de María Eugeni Vidal se financiaba con la droga, otros políticos del oficialismo también lo hacen.

Le pidió a los medios que le pregunten a Gerardo Martínez por qué permite que Iván Tobar maneje la UOCRA cuando nunca fue a una elección, que le pregunten sobre las muertes que se vinculan a Tobar y los motivos de su silencio, en algo se debe beneficiar Martínez apunto Fabiola, quien también fue una activa militante del cupo femenino que en la UOCRA no se respeta y del que Gerardo Martínez tampoco ha dado respuesta alguna.

Dijo que el turno que su marido tenía en el médico había sido informado al juzgado federal que lo tiene bajo arresto domiciliario por lo cual sospecha de algunos miembros judiciales de haber filtrado la fecha y la hora para ser emboscado y que además del escrache, todo es una maniobra para quebrar a su familia, ya que su hija de 22 años era la única que a la fecha no había sido esposada.

Es evidente que más allá de quien hizo las denuncias, las mismas abren un nuevo espacio que una justicia independiente debería investigar, se han denunciado hechos muy graves que afectan no solo a los vinculados a la UOCRA, sino a la sociedad en su conjunto, Gerardo Martínez siempre es mencionado por de mínima permitir irregularidades pero a la fecha sigue atornillado al sillón de secretario general y viajando por el mundo como si su gremio fuera un ejemplo de orden y respeto por los trabajadores y las leyes laborales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.