Floresta:Raptan, asalta, drogan y violan reiteradamente a una menor

Una adolescente de 16 años fue atacada por al menos dos personas cuando caminaba por avenida Rivadavia. Los delincuentes la golpearon, le inyectaron una droga y la subieron a un auto. La menor se despertó ensangrentada, a quince cuadras de su casa.

Una adolescente de 16 años fue violada por al menos dos delincuentes que la asaltaron cuando salía de su casa del barrio porteño de Floresta, en plena calle la desmayaron de un golpe en la cabeza, la llevaron cautiva en un auto y la dejaron tirada a varias cuadras de distancia luego del ultraje.

Además, los maleantes le infligieron cortes en el rostro y en el pecho con una navaja y le habrían inyectado drogas en los brazos para dormirla y finalmente someterla sexualmente por más de media hora.

Voceros policiales y su familia informaron que tras el hecho, la víctima fue abandonada a unas 15 cuadras de su vivienda, donde fue auxiliada por un transeúnte y un comerciante, y luego de ser rescatada por sus parientes, una ambulancia del SAME la trasladó de urgencia al hospital Piñero, donde quedó internada con asistencia psicológica.

El hecho ocurrió a las 22:00 hs. del último miércoles, cuando la chica, cuya identidad se mantiene en reserva, salió de su casa situada en Dolores al 200 para ir a comprar un chocolate a un kiosco de las inmediaciones.

Al caminar unos 150 metros, entre Falcón y Rivadavia la menor fue atacada por la espalda por al menos dos sujetos, que luego de aplicarle un fuerte golpe en la cabeza con un objeto contundente que le hizo perder el conocimiento, se la llevaron cautiva en un auto.

La madre de la adolescente relató que al poco tiempo que habían salido a buscarla en la zona recibieron un llamado de la chica, quien sólo alcanzó a decir «soy yo, soy yo», aunque la comunicación se cortó sin que la joven pudiera decir donde estaba.

«Nos dijo que estaba en un locutorio y enseguida tomó el teléfono el dueño de ese local, quien nos alertó que la nena estaba toda ensangrentada y que había sido asaltada y que hasta allí había llegado auxiliada por un transeúnte», relató la mujer.

Con ese dato, la madre y la hermana de la adolescente fueron rápidamente hacia el locutorio, situado en Rivadavia y Lautaro, a cuatro cuadras de la plaza de Flores, y se reencontraron con la menor. Al ver a su hija, la madre advirtió que la víctima tenía varias heridas superficiales de arma blanca en el rostro, por lo que la siguió revisando y notó que en el pecho también presentaba las mismas lesiones, además de golpes y rasguños.

Una vez trasladada al hospital Piñero, los médicos de ese nosocomio revisaron por completo a la menor y descubrieron que además de haber sufrido heridas de arma blanca en la cara y el pecho, la joven tenía en sus brazos una gran cantidad de pinchazos hechos con agujas y que debajo de las calzas, las cuales estaban tajeadas y rotas, no tenía la bombacha.

Al realizarle un exhaustivo examen, los médicos del hospital Piñero establecieron que la chica había sido abusada anal y vaginalmente, por lo cual la sometieron a una batería de análisis e ingesta de medicamentos preventivos para evitar cualquier enfermedad de contagio sexual.

Los investigadores del caso determinaron a partir de testigos que los atacantes serían al menos dos hombres de unos 25 a 35 años, quienes habrían violado a la chica a bordo del auto con el cual supuestamente se movilizaban.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.