Este es Marcelo Ameijeiras, el líder de los captores de Tortuguitas

Marcelo-AmeijeirasEl delincuente que negocia con la Policía y habló con la prensa fue condenado a prisión perpetua en 1999 por homicidio y escapó junto a otros presos este año.

Marcelo Leonardo Ameijeiras, uno de los delincuentes que este jueves por la tarde mantiene como rehén a una familia en la localidad bonaerense de Tortuguitas, es un condenado a prisión perpetua y asegura ser uno de los presos que hace dos meses se fugó de una comisaría de Moreno.

Ameijeiras, de unos 40 años, fue condenado a la pena máxima por homicidio en 1999, por el asesinato de Marcelo Agüero, un joven de 22 años, en 1997.

A su vez, cabe aclarar que Ameijeiras es uno de los nombres con los que se conoce a Cristian Daniel Ruiz Díaz, uno de los seis fugados de la seccional 1ra. de Moreno.

Ameijeiras o Ruiz Díaz apareció esta tarde en la puerta de la vivienda donde se cometía la toma de rehenes amenazando a la mujer de la casa, de nombre Azucena, y hablando con uno de los negociadores del Grupo Halcón.

El 28 de agosto de 2010, Ameijeiras se fugó de la Unidad 48 ubicada en José León Suárez, partido de San Martín, después de que un guardiacárcel borracho disparó contra varios internos que resultaron heridos.

Ameijeiras pidió atención médica, pero aprovechó el revuelo que había en la cárcel para fugarse.

Por entonces, era estudiante de la carrera de Sociología en la sede que la Universidad de San Martín tiene en el penal, en la que compartió clases con otros reclusos y guardiacárceles.»Nadie hace diferencia. Si lo miro por la pilcha [el uniforme], tengo una mirada diferente, porque hace cosas jodidas, pero si lo miro como persona, es diferente. Es un compañero más», había contado Ameijeiras a La Nacion en 2009 respecto a la experiencia de cursar junto a penitenciarios.

Según el semanario Cambio 21, el secretario de Ejecución Penal de la Defensoría General de San Martín, Juan Manuel Casolati, desconfiaba de la fuga porque algunos presos vieron que Ameijeiras era subido a un auto del Servicio Peniteniciario bonaerense.

La versión más firme por entonces es que los agentes le reprochaban al recluso haber dado aviso a las autoridades judiciales de lo ocurrido en la unidad 48 aquella tarde.

En tanto, la fuga de Moreno se concretó el 9 de septiembre cerca de las 5, cuando nueve presos estaban alojados en un calabozo situado en un patio interno de la comisaría que había sido refaccionado hacía poco tiempo para mejorar las condiciones de alojamiento.

Seis de los presos lograron escapar luego de limar un barrote ubicado en la reja que cubría el techo de ese patio interno y sólo dos lograron ser recapturados en una casa de Tigre: Darío Osvaldo López y Brian Adrián Chávez.

En tanto, continuaban prófugos hasta este jueves Ameijeiras, Ariel Miño, Miguel Angel Ruiz y Luis Horacio Vivas.

López y Chávez
denunciaron que se pudieron fugar porque le pagaron 5.000 pesos a un policía que custodiaba los calabozos.

Tras una investigación realizada por el fiscal de Moreno Federico Luppi, fue detenido el imaginaria David Pintos, a quien los recapturados acusaron no sólo de cobrar el dinero sino de colaborar activamente en la labor del limado del barrote del patio durante tres noches.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.