El oficialismo juega al ajedrez en el HCD de Avellaneda

ajedrez-Vero-y-Degli   A pesar de que en el recinto de sesiones, cada vez que escucha las palabras Hospital de Wilde, el concejal Jorge Degli Innocenti se transforma el Hulk, y advierte que no se va a permitir ni siquiera el ingreso de nada concerniente al hospital, el tema les pica y mucho.

A esta altura decir que se hace política es el argumento más estúpido que uno puede usar y ya hemos advertido que tenemos en Avellaneda, analfabetos políticos, como también algún concejal que parece flojo de memoria a la hora de recordad su paso como empleado municipal y el mal recuerdo que dejó en sus compañeros. Para que aprendan a hablar con coherencia señores concejales, ustedes son políticos y tienen que hacer política, más criticaría a los concejales que tienen otra tarea vinculada a los derechos de los trabajadores, que dicen haber sido electos de forma transparente y a pesar de eso, uno ve día a día que a sus trabajadores del sector nadie los cuida en cuanto a la seguridad e higiene, como pasa en Avellaneda y Lanús con la UOCRA local que conduce Héctor Villagra.

La edad parece que hace que algunos políticos crean que ya la tocan de taquito, y cuando las cosas no salen como esperaban intentan recurrir a esas intrigas y susurran al oído de otros conspiraciones, buscan hacer acuerdos y alientan a otros a poner la cara en lugar de ellos, podríamos decir que juegan una especie de ajedrez, donde el rey mueve para todos lados, generalmente para ocultarse ya que es la pieza más importante, pero a la vez, la pieza más débil del tablero, un rey que se mueve mal, termina en jaque mate y la partida perdida.

Solo hay dos medios con asistencia perfecta a las sesiones del HCD de Avellaneda, y solo uno que graba y sube las sesiones completas para información de los vecinos El Sindical, también charlamos con los concejales y uno más allá de compartir algunos proyectos o no, observa cuando el rey, se mueve sabiéndose débil y se esconde detrás de la dama, que es la pieza más fuerte del ajedrez, pero una regla del ajedrez que todo jugador incluso el casual sabe, es que sacar la dama a jugar y exponerla a ser capturada, es casi perder la partida, por eso no termino de entender el juego de Degli Innocenti, busca perder deliberadamente?, es su enojo de no haber sido tenido en cuenta para armados políticos aún fuerte y mientras dice tener un discurso pro gestión «empioja» las cosas al producir debates innecesarios?.

Hoy el medio que actúa como vitrina del oficialismo de Avellaneda publica una entrevista a la concejal Verónica Juárez, de quien ya nos referimos en otras oportunidades, que pasó a tener este año un protagonismo que generó en sus pares muchas criticas y presiones, con aciertos y errores ha presentado proyectos muy interesantes y en otros ha sido víctima de su propio bloque, cuando un proyecto ya hablado en comisión y que se puede escuchar en el audio de la sesión, terminó siendo cuestionado en el recinto por los que no lo habían objetado, no hay que ser político para darse cuenta de que eso, fue un correctivo, que por la cara y gestos del presidente del bloque oficialista, tenía «una mano» suya.

Es un enorme error político no dominar las emociones y desaprovechar aciertos políticos, la gestión no tiene mucho para mostrar y el aplauso de la gente debería ser algo valorado y no como suele hacer el concejal Degli carajear a la gente diciendo que no le importa lo que digan o si no les gusta, claro, los platos rotos los terminará pagando el intendente que es quien después sale en busca del aplauso y el voto de los vecinos, a los concejales se los lleva por enganche, pero una mala imagen, solo perjudica a la cabeza.

Hacer publicar declaraciones de su ahora «aliado» político Rodrigo Galetovich para defender el mamarracho que están haciendo con el tema del hospital de Wilde, y ahora insistir en que sea Verónica Juárez la que apoye la iniciativa con los mismos argumentos, demuestran que en este ajedrez, el rey, no solo mueve mal, sino que se esconde y expone a la dama. Y es que debe ser muy penoso para alguien que se está retirando de un lugar que lo vio crecer y brillar, sin aplausos, mirado como un símbolo de la vieja política, tener que bancarse a una mujer inquieta, que responde y no se queda callada, que les guste o no, los vecinos saben quien es y le tienen aprecio.

Técnicamente le falta pulir algunas cuestiones de forma para defender mejor algunos proyectos, pero lejos hoy es el concejal con mayor política, porque hacer política con el clientelismo y la billetera de lado es muy sencillo, y otros hasta se llevan la asistencia para su beneficio.

Es error de conducción no saber explotar las virtudes de aquellos a los que se conduce, es básico, en una empresa privada estos errores se pagan con el puesto, en Avellaneda, estos errores los pagamos los vecinos, porque cada concejal debería tener la autonomía suficiente para integrar un bloque, sin que esto implique no representar los intereses de los vecinos y que si van a defender una posición no parezca un guión ya escuchado por otro, es como tener varias versiones de una misma letra.

En la entrevista llama poderosamente la atención que Juárez incurra en los mismos argumentos y errores que el radicalismo que tiene la presidencia de la comisión de salud, pero ignoran los graves problemas que ocurren en casi todas las unidades sanitarias, inaugurar 3 para dejar caer el resto no es una buena política de salud y no beneficia a los vecinos.

Decir que la provincia le garantizará a los trabajadores las mismas condiciones a los trabajadores es una verdad a medias, ya que en el caso de los médicos no podrán sumar dos nombramientos, algunos hoy tienen un nombramiento municipal en el Hospital de Wilde y otro en un hospital provincial.

Las supuestas mejores en la atención son más relativas y si ahora tenemos ambulancias municipales durmiendo en la vereda de algún chofer con la falta que hacen ante accidentes, qué destino tendrán si el hospital deja de ser municipal?.

Mucho falta por caminar en esta intención que también es política, lo evidente es que hay alguien que ha demostrado haber perdido la capacidad de diálogo con sus pares, con la prensa, con los vecinos, y solo pretende apagar el fuego con más combustible, de seguir así el único bronce que se va a llevar será el de la llave de su despacho cuando cierre la puerta.

 

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.