El Honorable Concejo Delirante de Avellaneda

logo-HCD-Avellaneda El Honorable Concejo Deliberante de Avellaneda, ha perdido en estos últimos años, todo resto de honorabilidad y la conducta de los concejales se ha vuelto «delirante», antes de enojarse les pido a los políticos allí sentados por el mandato popular, que busquen la definición etimológica de la palabra.

Hoy Marcelo Frecha, se preguntaba en su página lo siguiente:

Que opinas del Concejo Deliberante de nuestra ciudad ?

Solo se los ve en la calle en vísperas de elecciones o los ves todos los días cerca del vecino ?

Proponen continuamente proyectos importantes o solo proponen proyectos sin trascendencia para el vecino ?

Controlan al Poder Ejecutivo o les son útiles ?

Buscan el bienestar y el progreso de todos los vecinos o el propio ?

Controlan que las cámaras de seguridad funcionen correctamente o no ?

Controlan que las fotomultas y las multas sin talonario que se hacen en Avellaneda Centro por «Inspectores» de dudosa legitimidad ? Etc., Etc. , Etc.

Cuantas preguntas , no ?

Al leer estas líneas en las redes sociales, no pude menos que felicitarlo, hace mucho que me hago estas y otras preguntas, pero siempre es bueno sumar y esto abre una luz de esperanza de que no todo está perdido, que a pesar de las diferencias que tenemos de criterio en algunos aspectos, en lo grave nos une la preocupación de tener a unos señores sentados que solo van al lugar a pasar el tiempo lo mejor posible, a «cuidar sus quintitas» y que al vecino lo ayude Dios, que ya mucho trabajo tiene.

Es ilógica la mirada que los concejales tienen de la realidad de Avellaneda, no acompañan ningún reclamo vecinal importante, votan proyectos sin importarles que se sepa terminan beneficiando a unos pocos y por si fuera poco, se condonan deudas ellos, sus agrupaciones, sus socios, sus conocidos, sus amigos y familiares, total lo que se condona lo terminamos pagando todos, es decir, hacen la fiesta, la disfrutan y la pagamos nosotros que ni siquiera somos invitados.

La voracidad del intendente Jorge Ferraresi por realizar obras que no son de necesidad inmediata para los vecinos, no ha sido objetada ni se han opuesto a ellas con la fuerza necesaria, sectores como el que conduce Armando Bertolotto, Héctor Villagra y otros supuestos opositores, acompañan proyectos que por sí solos son dudosos y los gastos inconsultos.

Oportunamente nos llenaron de fuentes, de plazas millonarias en las que no se verificó jamás el rendimiento de gastos de las mismas, no se pidieron informes de las empresas contratadas y mucho menos, se hizo un seguimiento de los pagos que hizo la Secretaría de Obras y Servicios Públicos a cargo de Lambezat, pagos millonarios por obras que en varios casos no se hicieron o no se terminaron, no conozco a nadie que pague sin por lo menos chequear que le hayan hecho el trabajo, en Avellaneda sí pasa. Un dato curioso, en la casa de algunos que hacían reformas se vieron camiones de la firma PAVISUR, personalmente no conozco muchos particulares que puedan pagar el costo de esos camiones y con los sueldos municipales se me hace muy sospechoso.

Peor aún, no estamos en presencia de imbéciles que no saben administrar el dinero, que no tienen capacidad para ahorrar y alegremente despilfarran el tesoro público, estos mismos funcionarios, han incrementado su patrimonio de forma ostentosa e injustificada, entonces es muy llamativo que los políticos del HCD que en campaña saben hasta los montos de lo que comen los funcionarios, una vez en la banca no se preocupen por nada.

Muchos vecinos vienen denunciando el abuso en el uso de los móviles municipales, para peor el uso de ambulancias para traslado de militantes o trámites personales, la frutilla de la torta, que se use una de esas ambulancias para trasladar manifestantes al Aeropuerto de Ezeiza, solo para cumplir con un acto político, cuando bien podría estar la unidad a disposición de los vecinos.

En un sistema de controles políticos, como el que tiene la estructura del Estado Argentino, el no ejercer el control del otro poder político es un acto claramente de corrupción, así que señores y señoras, dejen de vendernos espejitos de colores a los vecinos y pónganse a trabajar, hace tiempo que el intendente y varios secretarios deberían ser interpelados y dar explicaciones sobre irregularidades que ya tienen cansados a los vecinos, la preocupación pasó, los reclamos se han hecho saber en todos los medios disponibles, redes sociales, medios de prensa, notas a los medios periodísticos. Ninguno de ustedes puede decir que no sabe o no se enteró, de lo contrario renuncien y dejen sus bancas a quienes tengan vocación de servicio.

 

Por Marcelo Ricardo Hawrylciw

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *