El hijo del Chino Navarro escribió una dura carta para fustigar a Cristina Kirchner que compartieron los diarios La Nación y Clarín

Con una foto que no lo ayuda y una carta a la medida de los grandes medios, sin argumentos válidos para justificar lo que defiende, el «nene» del Chino Navarro patalea.

“No podemos enojarnos con esa tía que grita, emulando a una Vivi Canosa progresista”, lanzó el militante del Movimiento Evita, quien dijo que la vicepresidenta “elige a dedo” y acotó: “No nos enojemos si la revolución de Cristina es hablar de lawfare”

Las quejas de Cristina Kirchner para que se reduzca la cantidad de planes sociales y para que el Estado retome el control de estos programas cayó como una bomba en las filas del Movimiento Evita, la agrupación más apuntada, indirectamente, por la vicepresidenta. Después de las expresiones públicas de sus dirigentes, ahora uno de sus militantes más conocidos, Juan Francisco Navarro -hijo del secretario de Relaciones Parlamentarias y líder de la organización,Chino Navarro– publicó en Facebook una dura carta para fustigar a la exmandataria. “No podemos enojarnos con esa tía que grita, emulando a una Vivi Canosa progresista”, deslizó sin nombrarla y luego lanzó: “No nos enojemos si la revolución de Cristina es hablar de lawfare”.

Navarro, que había sido noticia en marzo cuando fue designado como director de Promoción de Desarrollo Sostenible del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) sin tener la formación profesional requerida para ocupar ese cargo, y que se desempeñó también como concejal y como secretario de Salud Pública en Lomas de Zamora, tituló su extensa publicación “Prohibido enojarse”.

“No perdamos tiempo en responder a los gritos conservadores. No nos enojemos si cierta dirigencia quiere invisibilizar el trabajo de la economía popular. No la entienden. No escuchan. Piensan que se la saben todas”, comenzó Navarro, que seguidamente lanzó el primer dardo directo hacia la vicepresidenta, sin mencionarla. “No podemos enojarnos con esa tía que grita desde la esquina de la mesa puteando a los planeros, emulando a una Vivi Canosa progresista”, sostuvo al comparar a Cristina Kirchner con la periodista opositora.

Tras quejas por la falta de mecanismos en el Frente de Todos para discutir ideas y hasta los casos de corrupción, Navarro planteó: “No nos enojemos si la revolución de Cristina es hablar de lawfare. El hecho de que todo es lawfare nos deja sin la posibilidad de ver otro horizonte”. Después, cuestionó hasta los modos de la jefa del kirchnerismo: “Elige CFK a dedo, se enoja con el elegido y luego lo abandona. Filosofía barata. No nos enojemos si la compañera no se hace cargo. El Movimiento Evita no eligió a [Julio] Cobos, [Amado] Boudou, [Martín] Insaurralde o [Daniel] Scioli. Tampoco formamos parte de la derrotada Unidad Ciudadana. Tampoco elegimos a Alberto. Pero tampoco abandonamos, destruimos o intentamos partir al campo popular”.

El militante del Movimiento Evita, una organización que disgustó a Cristina Kirchner desde aquel momento en que rompieron el bloque en 2016 durante el macrismo y después apoyaron la candidatura de Florencio Randazzo -de la que Alberto Fernández fue jefe de campaña-, tampoco escatimó cuestionamientos para el diputado nacional e hijo de la vicepresidenta, Máximo Kirchner.

Dijo, sobre él, que es un sueño del Movimiento Evita que el líder de La Cámpora -con quien se disputan poder territorial- “se tome un tiempo para escuchar propuestas” y planteó, vinculado al desembarco de Máximo Kirchner en el Partido Justicialista (PJ) bonaerense: “No va más la de ir gritando y escupiendo en un salón del PJ tomado luego de proscribir a un intendente compañero como Fernando Gray”. Sin embargo, en la misiva Navarro reivindicó la figura del expresidente fallecido Néstor Kirchner.

“Eva [Perón] vive. En esas compañeras de Fiorito que pelearon contra el municipio y la empresa contratada en el 2007 para hacer las viviendas del barrio. Eva vive en Barrio Obrero, en esas casas cuasi prefabricadas que entregó CFK hace diez años. Las casas se caen abajo, cada tanto llega el patrullero al barrio. Luego el Estado aparece a cuenta gotas, seguro para clausurar alguna feria popular”, aseveró Navarro, en una clara respuesta a Cristina Kirchner quien, en Avellaneda, también deslizó: “Si Evita los viera, ¡mamita!”.

Críticas a los intendentes, a Massa y a Scioli

La carta también tuvo un momento para apuntar contra los jefes comunales del conurbano bonaerense, quienes pretenden recuperar influencia sobre el control de los programas sociales. “No nos enojemos con los compañeros intendentes. Renunciaron a pelear hace más de una década. Los nuevos barones del conurbano se hacen los guapos con quienes cobran un Potenciar Trabajo, pero no así con la trata, el juego o la construcción cartelizada”, sostuvo Navarro, quien asimismo se quejó porque la provincia de Buenos Aires es gobernada hace 15 años por “porteños” y acotó: “Dos compañeros que descansan en Nordelta (Sergio Massa y Daniel Scioli), le comieron la agenda municipal a los barones guapos del conurbano”. Así mencionó al titular de la Cámara de Diputados y al nuevo ministro de Desarrollo Productivo, todos socios del Movimiento Evita dentro de la coalición de gobierno.

En una continuidad de sus quejas contra los intendentes y demás funcionarios, Navarro volvió sobre el rol de Cristina Kirchner. “CFK habla en la CTA, pero nadie se mueve. Parecen paralizados por los cargos. Un ejército derrotado, que no puede hablar, disentir, ni proponer. Que solo obedece al maltrato de los gritos de la jefa”, siguió el militante social, quien no obstante aseguró: “Nota aparte: orgullo ver a nuestra intendenta Mariel Fernández, rodeada de aplaudidores, y no aplaudir”.

La jefa comunal de Moreno, una de las referentes más importantes del Movimiento Evita, estuvo presente en la primera fila del acto que la vicepresidenta encabezó en Avellaneda y fue visible su incomodidad ante el discurso.

Después de hacer una escueta mención también al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, a quien tildó como “el tío pelado gorila” y al que cuestionó por su decisión de limitar el lenguaje inclusivo en las escuelas, Navarro volvió contra la vicepresidenta. “A poner el cuerpo por lo que falta, por nuestro pueblo. Que la tía abuela que queremos mucho siga insultando contra los planeros. Mañana abre la Salada y las compañeras están yendo a comprar la garrafa para ganarle un rato al frío de la feria, no caigamos en la trampa”, pidió.

Advertencia al Presidente

Para el final también dedicó un mensaje para Alberto Fernández, que tiene uno de sus núcleos de sustentación más fuerte en las organizaciones sociales, que lo respaldan en medio de la interna oficialista. “Compañero presidente: ¡reaccione! Lo quieren sumiso, lo quieren obligar a los mismos errores que nos dejaron a [Mauricio] Macri de presidente. No abandone a nuestro pueblo como nos abandonaron en 2015. Como canta Fito [Páez]: no entregue a la militancia popular a esos cuervos que rondan por siniestros ministerios haciendo la parodia del artista”, dijo Navarro.

La referencia a Al lado del camino solapó un achaque al secretario general de La Cámpora y ministro bonaerense, Andrés Larroque, una de las voces más duras del kirchnerismo contra los movimientos sociales.

“Esta vez vamos a hacer como Mariel. No vamos a aplaudir, vamos a mostrar los dientes. Pero no para el enojo fácil, sino para ver dibujada la sonrisa del pueblo. Con los movimientos populares no se jode, con nuestro pueblo tampoco”, advirtió y exclamó: “¡Vivan las y los trabajadores de mi patria!”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.