El Gobierno porteño dictó la conciliación obligatoria

Lo decidió esta noche, tras el fracaso de otra reunión. Así, busca una  salida política a la huelga que paraliza el servicio desde hace seis  días. Los metrodelegados, más temprano, ratificaron la medida. Viajar  por la Ciudad volvió a ser una odisea.

El paro de subtes que realizan los metrodelegados suma protagonistas. Esta noche, el Gobierno porteño dictó la conciliación obligatoria, con el objetivo de buscar una salida a la huelga, que cumplió seis días. Los trabajadores, más temprano, anunciaron que mañana continuará la medida de fuerza. Esta noche debatían en asamblea la resolución de la Ciudad. Voceros, sin embargo, anticiparon que mañana tampoco habrá servicio.

La medida del Gobierno porteño fue anunciada pasadas las 22:00 hs. «Se hizo en respuesta a un pedido de la Justicia, pero bajo ningún punto de vista significa un reconocimiento del Gobierno porteño respecto de la titularidad del servicio«, aseguró el subsecretario de Trabajo de la Ciudad, Ezequiel Sabor.

El Gobierno porteño tomó la resolución tras el fracaso de una nueva reunión para destrabar el conflicto, convocada por orden de la jueza en lo Contencioso, Administrativo y Tributario 6 de la Ciudad, Patricia López Vergara.

La reunión comenzó al mediodía, con participación también de la Unión Tranviarios Automotor (UTA), cuyo secretario general, Roberto Fernández, dijo al ingresar al encuentro que su gremio no tenía «conflicto». «Metrovías no quiere solucionar el conflicto, por lo que continuamos el paro por 24 horas más, la empresa se negó a negociar paritarias», sostuvo Segovia.

El metrodelegado dijo que durante seis horas de negociaciones el gremio presentó «propuestas y alternativas», pero la empresa reiteró que «no nos puede dar nada porque nadie le da la plata».

Segovia reiteró que «la empresa nos sigue teniendo de rehenes a los trabajadores, nos vamos sin nada» y acusó en forma directa al jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por la prolongación del conflicto. «Pregúntele a Macri qué le puede decir a la gente. Nosotros vamos por 24 horas más y que alguien se haga cargo», sostuvo.

El paro de subte llegó hoy a su sexto día y el Ministerio Público Fiscal pidió restituir el servicio a la jueza porteña, que ordenó a las partes reunirse para destrabar el conflicto. El fiscal Federico Villaba Díaz solicitó a la magistrada que ordene a la empresa y a los gremios que se reanude el servicio en las seis líneas de subte y el premetro.

Fuentes del organismo dijeron que el Ministerio Público Fiscal porteño se encuentra legitimado para actuar «en defensa de los intereses generales de la sociedad, velando por el cumplimiento de la ley».

Más temprano, López Vergara dijo que no tenía competencia para ordenar que se levante la medida de fuerza. «He buscado descomprimir, dentro de mi competencia en Capital, el caos y la situación de crispación en la que la Ciudad se encuentra», argumentó.

La magistrada explicó que dispuso la medida cautelar porque «la conflictividad social amerita la urgencia» y advirtió: «Los ciudadanos no pueden estar de rehenes de dos jurisdicciones». López Vergara aclaró que no convocó a la Nación porque esa posibilidad no está en el marco de sus competencias como magistrada porteña.

Por su parte, Macri atribuyó hoy a la «irracionalidad y la intransigencia de la Presidenta» el paro del subte y el fracaso de la negociación para transferir su jurisdicción de la Nación a la Ciudad. El mandatario comunal aseguró que la semana pasada, cuando compartió el acto por el aniversario de la Bolsa de Comercio con la Presidenta, la invitó a «tomar un café» para definir el traspaso del subte, pero ella, destacó, «me miró pero no me contestó».

Macri advirtió además que el ejecutivo nacional «ha ido generando y permitiendo» los paros en el subte y sostuvo que «hay metrodelegados que militan en La Cámpora». «Hemos trabajado cinco años en cuanto detalle ha habido para ahorrarle tiempo y facilitarle la vida a la gente, y de golpe caemos en esta irracionalidad y la intransigencia de la Presidenta. Uno se siente muy frustrado», aseveró.

El jefe de gobierno porteño sostuvo que la medida de fuerza forma parte de «una interna sindical que el desmanejo del gobierno nacional ha generado» por haber «dado lugar a los metrodelegados» para provocar «la cantidad de paros que nunca hubo en la historia del subte».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *