DÍA INTERNACIONAL DE LOS DERECHOS HUMANOS: Se entregarán los premios Azucena Villaflor 2021

En un acto en el Museo del Bicentenario, presidencia distinguirá a seis personalidades por su compromiso con los derechos humanos.

El 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, presidencia entregará el Premio Azucena Villaflor 2021 a seis referentes de diversos ámbitos por su compromiso con los derechos humanos. El acto se llevará a cabo a las 12h en el Museo del Bicentenario y contará con la participación de autoridades nacionales y referentes sociales, políticos y de derechos humanos.

En esta oportunidad, las personas que recibirán el reconocimiento por su labor en defensa de los derechos humanos serán Estela Barnes de Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo; «Taty» Almeida, referente de la organización Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora; Hipólito Solari Irigoyen, histórico abogado defensor de presos políticos y militante de derechos humanos; Dolores Sigampa de Demonty, integrante de la organización «Madres en Lucha contra la Violencia Institucional»; Pablo Torello, director de cine y docente de la UNLP, director de la película «Historias de Aparecidos», y Lucila Larrandart, abogada, jueza y ex miembro de la CONADEP.

El premio anual Azucena Villaflor fue instituido en 2003 por el entonces presidente Néstor Kirchner con el objetivo de reconocer a ciudadanos y ciudadanas o entidades destacados por su trayectoria cívica en defensa de los derechos humanos.

Este galardón lleva el nombre de Azucena Villaflor de De Vincenti, una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo y, también, una de las víctimas del terrorismo de Estado de la última dictadura cívico-militar. 

Azucena fue secuestrada en 1977 y estuvo desaparecida en el centro clandestino de detención que funcionó en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), y luego asesinada en los vuelos de la muerte. 

Después de ser identificados en 2005, sus restos fueron enterrados en el solar de la Iglesia de la Santa Cruz y en la Pirámide de la Plaza de Mayo.

RECIBIRÁN EL PREMIO AZUCENA VILLAFLOR:

– Estela Barnes de Carlotto, presidenta de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. Su hija Laura fue secuestrada y desaparecida durante la última dictadura en noviembre de 1977, embarazada de dos meses y medio. Al mes del secuestro, su compañero Walmir Oscar Montoya fue asesinado. 
Laura fue vista con vida hasta dar a luz a su bebé en el Centro Clandestino de Detención «La Cacha», en la ciudad de La Plata. Después del nacimiento de su hijo, fue sacada del campo de concentración junto con otro compañero y asesinada en una ruta de la provincia de Buenos Aires. 
Estela buscó incansablemente a su nieto, Ignacio, quien recuperó su identidad el 5 de agosto del año 2014, convirtiéndose en el nieto número 114 identificado por las Abuelas.

– Taty Almeida: emblemática luchadora por los derechos humanos, referente de la organización «Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora». Taty se incorporó a la lucha de las Madres en la búsqueda de su hijo Alejandro, quien fue secuestrado en en 1975 en el marco de accionar represivo ilegal de la Alianza Anticomunista Argentina, denominada «Triple A». 
Luego de la desaparición encontró una libreta con poesías de su hijo que le permitieron conocer sobre su militancia, las cuales fueron editadas en un libro y CD que contó con la colaboración de numerosos artistas. Taty continúa en su incansable búsqueda por conocer el destino de su hijo.

– Hipólito Solari Irigoyen: fue uno de los abogados defensores, junto a Rodolfo Ortega Peña, Eduardo Luis Duhalde y Mario Abel Amaya, de algunos de los pesos que se fugaron del penal de Rawson en agosto de 1972 y luego fueron víctimas de la llamada «Masacre de Trelew». A su vez, es reconocida su labor en defensa de los derechos humanos de importantes referentes del sindicalismo de las décadas del 60 y 70. Solari Irigoyen fue abogado de Raimundo Ongaro, Agustín Tosco y de la CGT de los Argentinos. Senador por la Unión Cívica Radical (UCR), sufrió dos atentados por parte del accionar de la «Triple A», y en 1976 fue detenido-desaparecido por la dictadura militar, para ser luego expulsado del país, tras lo cual se radicó en París, donde permaneció hasta la restauración de la democracia en 1983. 
Fue fundador, junto al ex Presidente de la Nación Raúl Alfonsín, del Movimiento de Renovación y Cambio, y participó del Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en el período comprendido entre 1999 y 2002. 

– Dolores Sigampa de Demonty: integrante de la organización «Madres en Lucha contra la Violencia Institucional», es una de los principales referentes de la lucha contra el gatillo fácil. Su hijo, Ezequiel Demonty, fue asesinado por un grupo de policías federales, quienes a punta de pistola lo obligaron a arrojarse al agua desde el Puente Alsina, el 14 de septiembre del año 2002. Por iniciativa de los compañeros y maestros de la escuela a la que asistía Ezequiel, desde el año 2015 el puente que cruza el Riachuelo, uniendo el barrio de Nueva Pompeya de la Ciudad de Buenos Aires con el partido de Lanús de la Provincia de Buenos Aires, se llama «Ezequiel Demonty». La lucha incansable de Dolores y sus compañeras permitió la condena de los responsables por los delitos de tortura seguida de muerte, privación abusiva de la libertad y torturas reiteradas. Actualmente, la asociación colabora con diversas instituciones que nuclean a familiares de víctimas y con organismos públicos para el desarrollo de políticas contra la violencia institucional.

– Pablo Torello: director de cine, docente de cátedras de producción audiovisual de la Universidad Nacional de La Plata, periodista y licenciado en Comunicación Social, es un ciudadano destacado por su aporte a la búsqueda de la verdad histórica. Dirigió la película documental «Historias de Aparecidos», investigación que condujo al hallazgo de los restos de Azucena Villaflor, una de las fundadoras de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, y de la monja francesa Léonie DUQUET, además de dar cuenta de la metodología implementada durante la última dictadura cívico-militar en los denominados «Vuelos de la Muerte». A raíz del impacto de dicha película, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) realizó las exhumaciones necesarias para dar, por primera vez, con la identidad de cinco (5) cuerpos de víctimas de los traslados aéreos perpetrados en la última dictadura cívico-militar, lo que motivó la ampliación del documental y su nuevo estreno en el año 2005.

– Lucila Larrandart: docente de la Facultad de Derecho de la UBA y Jueza de Cámara del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín en la provincia de Buenos Aires. Integrante del Centro de Estudios Legales y Sociales en sus inicios, llevó adelante la defensa de numerosos presos políticos durante la dictadura cívico-militar. 
Se desempeñó también como abogada de la Secretaría de Denuncias de la CONADEP, como miembro de comisiones redactoras de proyectos de reforma judicial en la provincia de Buenos Aires y como consultora de UNICEF. Además, fue asesora en diversas instituciones de los poderes Ejecutivo y Legislativo, y Directora del Patronato de Liberados de la Provincia de Buenos Aires.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.