Desafectaron a policías bonaerenses que participaron del tiroteo en La Boca

   Lo confirmó el ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, quien aseguró que la justicia ya tiene las armas de los uniformados para peritarlas. El funcionario sostuvo que prefiere ser «respetuoso porque cualquier cosa que digamos puede que no sea así».

El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, aseguró que los policías que se tirotearon con delincuentes en el barrio porteño de La Boca, hecho a raíz del cual una mujer murió baleada y otra resultó herida, se encuentran «separados» de sus tareas mientras la justicia investiga lo sucedido.

«Se están haciendo las pericias, cuando las tengamos vamos a responder», expresó Ritondo en diálogo con radio La Red al ser consultado por lo sucedido.

«Está la Justicia trabajando, yo prefiero en esto ser respetuoso porque hay una investigación, porque cualquier cosa que digamos puede ser que no sea así», añadió el funcionario bonaerense.

El ministro explicó que «la Policía tiene un protocolo de separarlos (a los efectivos) cuando tienen algún tipo de investigación y las armas de todos los policías que actuaron las tiene la Justicia para que puedan ser peritadas».

El hecho sucedió el martes último alrededor de las 23, cuando dos efectivos de la Policía bonaerense observaron el paso sospechoso de un auto Fiat 500 con dos ocupantes a bordo por las calles Argentino Valle y Pinzón, de la Isla Maciel, en Avellaneda, e intentaron identificarlos.

Sin embargo, los sospechosos salieron a toda velocidad y se originó una persecución por el Puente Nicolás Avellaneda que continuó en La Boca.

De acuerdo con la versión policial, al llegar a Pedro de Mendoza y Aráoz de Lamadrid, de ese barrio, los delincuentes pretendieron girar el Fiat en “U” e impactaron contra el móvil, momento en el cual comenzó un tiroteo que se extendió por algunas cuadras.

Como consecuencia del enfrentamiento armado, dos vecinas que se encontraban conversando en el frente de una casa en la calle Ministro Brin al 1300 resultaron baleadas.

A unos 300 metros de allí, en Necochea y Aráoz de Lamadrid, los delincuentes abandonaron el auto Fiat y huyeron a pie, mientras que las mujeres heridas fueron trasladadas al Hospital Argerich, donde una de ellas, Claudia Ovejero (40) murió, y la otra Susana Bordón (46), debió quedar internada.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.