Denuncian estafas con las cargas de la tarjeta SUBE

tarjeta-SUBELos casos, que replican en Capital Federal y el Conurbano, serían parte de un fraude en la modalidad “hormiga”, que se concreta en algunos de los centros habilitados para la recarga que, encima, no dan ticket.

«Nunca me cargaron los 50  pesos en la tarjeta SUBE». La frase fue publicada en la red social Facebook por  Viviana Caminos, una reconocida militante contra la trata de personas y la  violencia de género, que utiliza de manera constante los medios de transporte de  la Capital Federal y el Conurbano, y que decidió alertar en detalle sobre una  situación que padeció y requiere de máxima atención para los millones de  usuarios de la tarjeta de pago para transporte público. El caso no parece ser  aislado, ya que se vienen detectando estafas bajo la modalidad «hormiga» en los  centros habilitados para cargar el plástico.

En su publicación en Internet, Caminos, que coordina la  asociación Red Alto al Tráfico y la Trata, divulgó entre sus miles de seguidores  la situación que le tocó padecer, tras lo cual recibió varios mensajes de otras  personas que contaron situaciones de características similares.

«Sube: hay que exigir que en todo lugar donde carguemos la  tarjeta nos den el ticket correspondiente. Cuidado!!!», escribió la profesional  para, con posterioridad, brindar los detalles del episodio.

Así, relató que el hecho ocurrió el jueves 4 de febrero,  cuando se encontraba en la estación Congreso de la Línea A del subterráneo.  «Cargué $ 50, pasé rápido como toda persona que vuelve de trabajar -relató  Caminos-. Al otro día intenté tomarlo en Primera Junta. Sorpresa, no tenía  crédito. Cargo $ 20 y ahora sí miro cuánto saldo me queda al pasar: $ 6. O sea,  habían desaparecido $ 10,50, más los $ 50 del día anterior. Perdí $ 60. Ayer me  entero que a otra amiga le pasó lo mismo. Reviso mis cargas en la web. Nunca me  cargaron los $ 50. Tienen que dar el ticket. Hagamos una campaña».

Como se sabe, la tarjeta SUBE es desde hace varios años un  servicio utilizado por millones de usuarios de medios de transporte público, que  permitió agilizar el ingreso a colectivos, trenes y subtes, pero además  solucionar el problema de la falta de monedas, un auténtico dolor de cabeza para  los ciudadanos en la etapa previa a la instrumentación de la tarjeta.

«Con la tarjeta SUBE ganás tiempo y comodidad. Evitás  esperas y búsqueda de monedas. Tenés mayor seguridad porque llevás menos  efectivo. Colaborás con el medio ambiente al utilizar menos papel. Viajás  mejor», se sintetiza en la página oficial de la tarjeta. También en la web se  informa que hay 6.500 puntos habilitados para cargar la tarjeta, y todos  aparecen marcados en un mapa, con la dirección correspondiente.

Hay un detalle, conocido por quienes cargan en las  ventanillas del subte, que no es menor y es alertado en la página oficial,  acompañado de información y consejos. «La carga se realiza con dinero en  efectivo a partir de dos pesos. Conservá el ticket de carga ante eventuales  reclamos. Si cargás en las boleterías del subte (que no emiten tickets) te  aconsejamos corroborar el saldo antes de retirarte, acercando tu tarjeta al  dispositivo de carga. Recordá -puntualiza- que el servicio de carga SUBE es  gratuito. Si detectás alguna irregularidad, podés informarla acá», explicita la  mencionada página.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.