Critican vuelta del control militar sobre los vuelos

El secretario general de la Asociación de Personal Técnico Aeronáutico (APTA), Ricardo Cirielli, consideró esta mañana que el Gobierno tiene «incapacidad para resolver los problemas» al decidir el traspaso de los controladores aéreos a la órbita de la Fuerza Aérea.
 
Según Cirielli, es «un retroceso darle a los militares el control de la aviación civil. Uno de los logros de Néstor Kirchner, cuando estaba vivo, fue haber unificado toda la aviación en un solo organismo y que dependiera de civiles».
 
En declaraciones por Radio Mitre, el sindicalista evaluó que el Gobierno, «si va a actuar de esta manera con el caso de los controladores, con el caso de Aerolíneas Argentinas tendrían que llamar al grupo Marsans y devolvérsela. Sería un retroceso darle a los militares el control de la aviación civil», y agregó que el Ejecutivo nacional estaría «demostrando su incapacidad para resolver los problemas».
 
Por medio del decreto 1840, que se publicó  en el Boletín Oficial, la presidenta Cristina Fernández ordenó crear la Dirección General de Control de Tránsito Aéreo en el ámbito de la Fuerza Aérea, para concentrar allí las tareas de control aéreo que dependían hasta ahora de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).
 
Cirielli también criticó la decisión de Aerolíneas Argentinas de suspender el sábado los vuelos internacionales, al sostener que «nos acusa de algo que no hicimos, no estamos de paro» y la adjudicó al malestar del directorio de la compañía porque el gremio reclamó que «haga la inversión comprometida».
 
«La propia compañía suspende los vuelos internacionales, solamente. Es sospechoso todo esto, es sospechoso que salga el ministro de Trabajo (Carlos Tomada) a hacer el mismo papel que hizo Patricia Bullrich en 2001, a querer quitarnos la personería gremial cuando lo que estamos pidiendo nosotros son inversiones, defendiendo la vida de los pasajeros», prosiguió.
 
El sindicalista remarcó que «estamos entre las cinco mejores empresas del mundo en cuestiones de seguridad. Esto es debido a los trabajadores, no a la gestión ni de Marsans, ni de Iberia ni de (el actual presidente de la compañía, Mariano) Recalde».
 
Respecto de Recalde y sus asesores, dijo que «no tenían antecedentes ni tampoco demostraron haber aprendido. Pudieron haber venido sin ningún tipo de antecedentes de haber conducido algo, pero lo peor fue que se rodearon de gente también inexperta».
 
«De todos los que rodean a Recalde ninguno viene con experiencia de haber gestionado una empresa seria, aunque no sea aeronáutica. Están aprendiendo y Aerolíneas Argentinas es demasiado importante y vital para el país como para dejarla en manos de gente para que aprenda», continuó.
 
Consultado sobre si los aviones preparados para vuelos internacionales estaban el sábado en condiciones de salir, Cirielli contestó: «Claro. El sábado a la mañana habían salido siete vuelos. Algunos quedaron pendientes para otros turnos de trabajo. El sábado los compañeros nuestros me dijeron que cuando se enteraron por la radio que se habían cancelado todos los vuelos, se sorprendieron».
 
«No sé por qué el Gobierno nos acusa de algo que no hicimos. No estamos de paro. Salieron a acusarnos a nosotros porque hace quince días le enviamos una nota a Mariano Recalde pidiéndole que haga las inversiones comprometidas en el área técnica que aún no se hicieron», añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.