Coronavirus: la OIT advierte que la crisis ya afecta a la mitad de los trabajadores del mundo

El organismo calcula que unas 1500 millones de personas están cerca de perder sus empleos.

La Organización Internacional del Trabajo estimó que unas 1500 millones de personas, casi la mitad de la fuerza de trabajo formal en el mundo, podrían perder sus trabajos debido a la crisis provocada por el coronavirus.

Además, la OIT elevó sus proyecciones de pérdidas de puesto de trabajo a 305 millones solamente en el segundo trimestre de 2020, mientras sigue la relajación gradual de las cuarentenas en distintos países.

El tercer informe del organismo que reúne a gobiernos, empresas y sindicatos calcula que unos 232 millones comercios mayoristas y minoristas, 111 millones del sector turístico, 51 millones de la rama hotelera y 42 millones en otras actividades (como la inmobiliaria), están en serio peligro de cierre.

«Millones de empresas en el mundo están al borde del colapso, carecen de ahorros y de acceso al crédito. Estos son los verdaderos rostros del mundo del trabajo, y si no se les ayuda ahora sencillamente perecerán», advirtió en un comunicado el director general de la OIT, Guy Ryder.

El organismo con sede en Ginebra insta a que las medidas que se tomen en los distintos países para reactivar la economía se basen en un alto nivel de creación de empleo, y estén respaldadas «por políticas e instituciones laborales más fuertes, y sistemas de protección social más amplios y dotados de más recursos».

En su informe, la OIT prevé que en el segundo trimestre se pierdan un 10,5% de las horas de trabajo en el planeta, equivalentes a 305 millones de empleos a tiempo completo (a principios de este mes la previsión había sido de 195 millones).

Por regiones, la organización estima que América será la más perjudicada con una pérdida del 12,4% de las horas de trabajo, seguida de Europa con un 11,8%, mientras que en el resto de territorios se superaría el 9%.

La crisis ha tenido un especial impacto negativo en la economía informal, de la que viven más de la mitad de los trabajadores del mundo (2000 de los 3300 millones globales), por lo que la OIT estima que 1300 millones «corren peligro inminente de ver desaparecer sus fuentes de sustento».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *