Clausuraron la peluquería de Rubén Orlando en la Villa 31 el mismo día que abrió

El estilista recibió en la tarde del miércoles una notificación oficial que lo obligó a cerrar la peluquería que había abierto pocas horas antes.

De acuerdo al acta, el local incumple el decreto de emergencia sanitaria dispuesto por el Gobierno, por lo que debió cesar inmediatamente con la atención al público.

El mismo miércoles, el estilista había explicado en Fantino a la tarde los motivos por los que había tomado la decisión de volver a la actividad: «Si tengo que ir preso, voy con gusto por defender estos derechos. La gente no tiene para comer, están robando terriblemente. La gente, si no trabaja, no se llena la panza y hay quienes salen a robar. He pasado hambre, en mi infancia, y cuando quebré, pero fui por el lado del trabajo; pasa que es fácil hablar cuando se tiene la panza llena».

El programa mostró la actividad del local, y a un Rubén Orlando nervioso, porque se imaginaba un desenlace como el que finalmente ocurrió. «Esto no es contra (Horacio) Rodríguez Larreta ni Diego Santilli, a quienes quiero mucho y apoyo como siempre, pero la verdad es que no se puede más».

Con la resolución en la mano, y la imposibilidad de continuar con la tarea que se había propuesto, Orlando se descargó en sus redes sociales: «DESPUÉS DEL PROGRAMA CON FANTINO!!! LA FISCALÍA ME HIZO CERRAR MI SALÓN, DE LA VILLA 31!!! «PREFIEREN QUE LA GENTE SALGAN A ROBAR PARA COMER»P.D. «POR FAVOR AMIGOS!!! COMPÁRTANLO EN SU MUROS. UN MILLÓN DE GRACIAS».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.