Chaco: El gobierno persigue y criminaliza a las militantes en plena emergencia sanitaria

El día de ayer la compañera y militante de La Naranja – Ate Chaco, fue notificada por la Policía de la provincia, por «instigación a cometer delitos», debido a una publicación en su perfil de Facebook, en la cual denuncia el incumplimiento del DNU de varias empresas privadas que despidieron a trabajadores en plena crisis y emergencia sanitaria.

Débora Páez, al igual que todas las agrupaciones sindicales antiburocráticas, venimos denunciando el avance del Gobierno en políticas de ajuste y el aumento de despidos de trabajadorxs estatales y del sector privado. La persecución político-sindical del gobierno intenta frenar todo tipo de discusión y organización de lxs trabajadorxs, quiénes hacemos uso de los medios digitales y virtuales para denunciar los atropellos que sufrimos la clase trabajadora.

Las acusaciones contra la compañera tienen una penalidad de 2 a 6 años de prisión!!! No podemos permitir que se coarte nuestra libertad de expresión, ni que se persiga a los militantes, aumentando los riesgos en la salud de nuestra compañera agravados por el contexto aislamiento obligatorio y sin la posibilidad de organización colectiva para combatir éstos atropellos a nuestras libertades.

Hoy las familias obreras estamos denunciando amenazas, despidos, hostigamientos, congelamiento de salarios (situación que atenta directamente en la economía), colocandonos en un mayor grado de vulnerabilidad.

El gobierno provincial pone a disposición el aparato del Estado, para realizar “ciberpatrullaje” con prácticas que atentan contra los derechos y libertades de los ciudadanos. Un claro ejemplo de ello es la disposición del gobierno de permitir que las empresas de telefonía brinden acceso a nuestros datos para recibir mensajes de texto como “alarma sanitaria” anunciando la prohibición de la circulación.

Hacemos responsables al Estado provincial y/o a todo actor involucrado en el caso de cualquier consecuencia que atente y/o dañe la salud física y/o emocional de nuestra compañera. Quién además, en plena cuarentena, debe soportar que algunos medios de prensa, con prácticas obsecuentes y poco èticas, la ataquen y asedien continuamente.

Convocamos a todas las organizaciones sindicales, agrupaciones y movimientos de mujeres a pronunciarse en contra de éstas acciones que no solo es un ataque a la libre expresión y libertad ciudadana sino que además intenta adoctrinar y generar pánico ante los levantamientos y organización de la clase obrera frente al terrible avance en contra de nuestros derechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.