Brasil:Mataban mujeres, hacían empanadas y las comían

Tres acusados de haber asesinado a por lo menos tres mujeres en el estado brasileño de Pernambuco (nordeste) dijeron que consumieron parte de la carne de sus víctimas y que también la usaron para fabricar empanadas que vendieron a vecinos, informó la policía.

Los acusados, un hombre y dos mujeres, fueron detenidos en Garanhuns, municipio situado a 234 kilómetros de Recife, la capital de Pernambuco, y dijeron pertenecer a una secta que recibía órdenes de una «voz» para eliminar mujeres que consideraban «malas».

Los homicidios, el canibalismo y las prácticas rituales fueron admitidas en los interrogatorios a los que fueron sometidos por la policía y parte de los detalles fueron divulgados ayer en rueda de prensa por el comisario Demócrito de Oliveira, comandante de la Policía Civil en Garanhus y responsable de la investigación.

La policía encontró los restos mortales de dos mujeres en el patio de la residencia en la que vivían los acusados, que fue incendiada por vecinos enfurecidos.

Las investigaciones del trío comenzaron el mes pasado luego de que Jorge Beltrao Negromonte da Silveira, de 51 años, registrara ante una notaría como de su autoría un libro escrito en 2009, al que dio el título de «Revelaciones de un esquizofrénico», en el que revela detalles de las actividades de la supuesta secta. Además de Negromonte da Silveira, la policía detuvo a su esposa, la comerciante Isabel Cristina Oliveira da Silva, de 51 años, y a una joven de 25 años identificada como Bruna Cristina Oliveira da Silva, que vivía con la pareja y era la amante del primero.

Los tres vivían con una niña de cinco años que se sospecha que es hija de «Jéssica», una joven asesinada en 2008 cuando tenía 17 años en Olinda, uno de los municipios de la región metropolitana de Recife. La muerte de Jéssica es contada en detalles en el libro escrito por el acusado. «Al mirar el cuerpo ya sin vida de la adolescente mala, siento un alivio. Agarro una lámina y comienzo a retirar toda su piel y después la divido. Yo, Bel y Jéssica (nombre de la víctima, cuyos documentos eran usados por Bruna) nos alimentamos de la carne del mal como si fuese un ritual de purificación. El resto lo enterramos en el patio», según uno de los apartes del libro.

Además de las dos mujeres encontradas enterradas en el jardín de la residencia de los acusados, que habían sido declaradas como desaparecidas este año en Garanhus y de la joven asesinada en 2008, la policía investiga al trío por su posible responsabilidad en al menos otros cinco homicidios ocurridos en Pernambuco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *