Barracas: Motochorros lo asesinan en robo delante de su novia

  asesinato-robo-Barracas El siniestro tuvo lugar en el barrio porteño de Barracas, en momentos que el joven volvía a su casa junto a su pareja y ambos fueron interceptados por motochorros, que ante la negativa del ahora fallecido, abrieron fuego.

Un joven de 28 años fue asesinado de dos balazos delante de su novia por «motochorros» que lo asaltaron cuando llegaba a su casa del barrio porteño de Barracas y escaparon sin robarle nada.

La víctima fue identificada por la Policía como Guillermo Torrico (24), un empleado gráfico actualmente desocupado y quien residía en una vivienda situada en Agustín Magaldi, entre Río Cuarto y Santo Domingo, en el sur de la ciudad de Buenos Aires.

Fuentes policiales informaron que alrededor de las 21.25, del último sábado, Torrico regresaba a su casa junto a su novia y cuando caminaban por la esquina de Magaldi y Río Cuarto fueron abordados por dos delincuentes armados que se movilizaban en una motocicleta.

De acuerdo al testimonio de la pareja de la víctima, los asaltantes quisieron apoderarse de sus pertenencias, pero Torrico se resistió y fue atacado a balazos, dijeron los informantes.

Según las fuentes, el muchacho recibió un tiro en el pecho y otro en la pierna izquierda, a raíz de lo cual cayó malherido al suelo, delante de su novia.
Tras los disparos, los delincuentes huyeron del lugar sin concretar el robo, mientras que la pareja de la víctima comenzó a pedir ayuda hasta que fue auxiliada por un efectivo de la Prefectura Naval Argentina (PNA) que recorría la zona y llamó a una ambulancia.

«Venía caminando y escucho dos disparos y cuando iba a doblar en la esquina miro para atrás y veo a una chica que conocía con una persona tirada. Veo que la conozco a la chica y me arrimo, era un vecino nuestro que tenía dos impactos de bala, uno a la altura del pecho y otro en la pierna. Dicen que les quisieron robar», relató un hombre que reside en el barrio.

Según este testigo, junto a la víctima había «dos vainas servidas y una gorra» que se le habría caído a uno de los «motochorros» en la huida. En tanto, personal del Servicio de Atención Médica de Emergencias (SAME) y de la comisaría 30ma. de la Policía Federal arribaron al lugar luego de haber sido alertados del hecho.

Alberto Crescenti, director del SAME, confirmó que a las 21.20 los médicos trasladaron a Torrico hasta el Hospital Penna del barrio de Parque Patricios, donde murió a los pocos minutos a raíz de las lesiones sufridas.

Por su parte, los peritos de la Policía Científica que inspeccionaron la escena del crimen secuestraron las dos vainas servidas calibre 9 milímetros.

El crimen del joven generó indignación entre los vecinos del barrio que tenían un buen concepto de Torrico, respecto de quien varios de ellos relataron que poco antes de quedar sin trabajo había comprado la vivienda de la calle Magaldi en la que residía.

También comentaron que al momento de ser asaltado, el muchacho regresaba de cenar en la casa de los padres de su novia, ubicada en la cercana villa 21-24 y que en la esquina donde lo balearon no hay cámaras de seguridad que hayan captado el hecho.

«El chico era más bueno que el pan, nunca tenía problemas con nadie, no se metía con nadie. Es una parejita que siempre andaban haciendo gimnasia o en bicicleta, paseando los perros, pero jamás tuvo ni una discusión con los vecinos», indicó una mujer de la cuadra.

Esta vecina también comentó que «ayer a mitad de cuadra tiraron catorce tiros al aire, la semana pasada también le robaron un hombre acá a la vuelta y lo golpearon, y hace dos semanas le quisieron robar a uno que trabaja en una fábrica».

«Podría haber sido cualquiera de nosotros», sostuvo otro vecino y agregó que en el barrio «hay más inseguridad últimamente» y que la zona «está más desprotegida» debido a una menor «presencia» de las fuerzas de seguridad.

Por otro parte, un miembro de la Junta Vecinal contó que esta tarde iban a realizar una marcha en reclamo de Justicia en avenida Vélez Sársfield e Iriarte, en el Puente Victorino de la Plaza.

«Vamos a marchar para que le den una respuesta a todos los vecinos», señaló este vecino que describió a Torrico como «una excelente persona» que «llevaba una vida común y corriente».

El hecho es investigado por la fiscal de Instrucción 49 porteña, María Paula Asaro, y la Secretaría a cargo de Alejandro Pizzicaro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *