Avellaneda: Lo estaban por condenar por un crimen, forzó los barrotes de la celda y huyó

Un joven de 25 años que era juzgado por un crimen cometido en 2020 en Monte Chingolo,  Lanús Este, se escapó este martes, fácilmente, de la Alcaidia de los Tribunales de Avellaneda-Lanús. El detenido huyó forzando las rejas y luego salió caminando por el estacionamiento.

Joel Maximiliano Gómez, de 25 años, estaba acusado de apuñalar a su vecino, Blas Bogado, el 15 de diciembre de 2020, en Monte Chingolo.

Se trató de una venganza ya que Bogado había matado al hermano de Gómez, en 2016, cuando éste entró a su vivienda con fines de robo. La Justicia determinó que Bogado había actuado en legítima defensa.

Pocos después del crimen de Blas Bogado, Joel Gómez – quien ya tenía antecedentes – fue detenido por el crimen. La instrucción de la causa estuvo a cargo de la UFI 6 de Lanús.

Tras estar detenido en la Unidad Penal 40 de Lomas de Zamora, Gómez fue trasladado la semana pasada a la Alcaidia de Avellaneda – en Autopista Buenos Aires La Plata y Nicaragua – ya que comenzó el juicio oral que lo tenía como imputado.

Fuentes judiciales informaron que este martes, alrededor de las 13:30, luego de una de las últimas audiencias, en las que quedó prácticamente certificada su participación en el crimen y ante una inminente condena del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de Avellaneda-Lanús, Gómez protagonizó una insólita fuga.

nte un descuido de sus guardia, alcanzó a aflojarse las esposas y forzó con su cuerpo, fácilmente, los barrotes de su celda.

Sin ningún obstáculo, fue hasta un baño de la alcaidía y allí dejó las esposas y la campera. Luego, se dirigió al sector de estacionamiento de la alcaidía y escapó caminando.

Cuando escapó, Gómez vestía una remera negra, pantalón de jeans, y zapatillas blancas. El joven es  delgado, de 1.70 altura, y tez blanca.

La UFI 1 de Avellaneda investiga ahora el accionar de los agentes del Servicio Penitenciario Bonaerense que debían custodiar al detenido mientras que el sujeto es buscado intensamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.