Amalia Granata y una repudiable conducta como legisladora que quedará impune

En un país donde se le repite a la población desde los medios que el camino es la meritocracia y el respeto a las instituciones, parece no aplicar cuando se trata de personajes impresentables de la política como es el caso de la diputada provincial Amalia Granata, no solo por sus disparatados dichos, sino por las publicaciones falsas que publica, aunque lo grave y por el que debería ser expulsada del Congreso es su amenaza de abrir la boca sobre amantes y chanchullos de sus pares.

Tras el pedido de expulsión de la Legislatura santafesina por sus polémicos dichos sobre el atentado a la vida de la vicepresidenta Cristina Kirchner, la diputada provincial Amalia Granata le avisó a sus adversarios del peronismo que «no la busquen» porque va a empezar a «hablar» de «sus «amantes y chanchurrios».

La mediática diputada del bloque «Somos Vida Unión Federal» había quedado en el ojo de la tormenta por el repudio generalizado que desató su tuit opinando que el ataque armado a la ex presidenta fue «una pantomima armada» por el propio oficialismo para sacar un rédito político.

El bloque Justicialista encabezado por Leandro Busatto solicitó la expulsión de Granata del cuerpo legislativo, iniciativa a la cual se plegaron también bancadas de la oposición santafesina.

En un tuit, la diputada autodenominada «provida» advirtió: «No me busquen, porque miren que voy a empezar a hablar de todos sus chanchurrios, voy a empezar a hablar de sus amantes, miren que conozco todo lo que pasa».

Y agregó: «Sé todo en lo que andan, y voy a meterme no solo con sus amantes, también con sus familias, madres, hijos, con todos… No se olviden que además de política soy periodista e investigo».

En declaraciones radiales, Granata había minimizado la ofensiva en su contra para removerla de la banca. «No tienen los votos para echarme», afirmó el sábado.

En efecto, el Frente de Todos cuenta con apenas siete bancas de las 50 totales, y aún con la ayuda de otras bancadas estaría muy lejos de poder reunir la mayoría de dos tercios (34 votos) para poder destituir a Granata.

La referente celeste calificó de «tibios» a los dirigentes de Pro y del radicalismo porque a su entender «le siguen haciendo el juego» a Cristina Kirchner para que el año que viene sea elegida por las urnas y «así mantiene sus fueros y puede seguir destruyendo este país». (NA)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.