Sergio Berni justificó la renuncia del jefe de la Policía Federal Argentina por diferencias de criterio

Sergio-Berni-Super-DrogasMientras Nilda Garré omitió hablar del caso, el supersecretario confirmó que hubo diferencias por la represión de las marchas del 12 de diciembre. La interna de Seguridad.

El omnipresente secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni reconoció diferencias con el exjefe de la Policía Federal Argentina Enrique Capdevila, quien renunció a su cargo hace una semana a raiz de los incidentes provocados en la Ciudad de Buenos Aires el 12 de diciembre pasado.
Ese día, hubo dos focos de incidentes en la capital, uno en la avenida 9 de julio por una movilización de hinchas de Boca Juniors y otro frente a la Casa de Tucumán donde se protestaba por el fallo judicial del caso de Marita Verón. En ambos hubo choques y represión de la policía que llevaron al alejamiento de Capdevila por una supuesta crisis de conducción.

Desde el gobierno de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner hicieron lo imposible para omitir hablar de la renuncia: la misma ministra de Seguridad Nilda Garré no mencionó el tema. Acaso fue para cubrir la interna con Berni, quien habría sido el que pidió la cabeza del jefe de la PFA.

«En situaciones críticas como las del pasado 12 de diciembre es fundamental que no existan criterios contrapuestos en la conducción de la fuerza a cargo del dispositivo de seguridad montado para prevenir los incidentes. Era clave que los efectivos apostados en la línea de la calle Suipacha mantuvieran la posición y que no salieran a perseguir a los agresores», justificó el secretario de Seguridad.

En una entrevista concedida al semanario El Guardián, Berni explicó las diferencias con Capdevila: «La policía está para eso, para resistir o avanzar según las órdenes de los superiores. Si no pueden soportar el ataque de un grupo agresor con palos y piedras, hay que retirarlos».

«Esto pudo haber terminado con muertos en las calles de Buenos Aires y apenas hubo algunas vidrieras rotas y heridos leves. Claramente el operativo fue un éxito. Capdevila no estuvo de acuerdo y por eso tuvo que dar un paso al costado. La conducción de las fuerzas de seguridad es política. Los que no lo entiendan de ese modo, no tienen lugar en este proceso», remató el funcionario.

Berni argumentó que los manifestantes, sobre todo los que provocaron los enfrentamientos en la Casa de Tucumán, querían desestabilizar al gobierno: «Buscaban una represión que provocara muertes para provocar un escenario similar al que se produjo en la Argentina luego de los asesinatos de Kosteki y Santillán», sostuvo.

«¿Ustedes se imaginan qué hubiera ocurrido en caso de una brutal represión? Hubiese sido muy difícil sortear la crisis que ese escenario hipotético hubiese generado. Por eso fue fundamental el control político férreo que ejercí de ese operativo», agregó.

Por último, Berni defendió la política de seguridad del kirchnerismo: «Si hay algo que este gobierno tiene claro es su política de seguridad. Los que opinan lo contrario son los que piensan que la inseguridad sólo se combate con más policías en la calle. Y esto no es así. No se puede concebir una política de seguridad sin inclusión social y este es el gobierno más inclusivo de los últimos 50 años. Esta es la estrategia. A mayor inclusión social, menor cantidad de delito. Todo lo demás es táctico», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *