Llega el «Farmamóvil» a la Región, en defensa de las farmacias

  El Colegio de Farmacéuticos bonaerense intenta visibilizar el conflicto que existe en torno al posible ingreso de Farmacity a la Provincia. “Quieren instalarse en cualquier lado sin respetar la ley”, cuestionó el titular de la sede lomense. Durante marzo, el vehículo estará en Almirante Brown, Avellaneda y Lomas de Zamora.

El “Farmamóvil”, el vehículo del Colegio de Farmacéuticos de Buenos Aires que es utilizado para promover campañas sanitarias de prevención y resaltar la importancia de que no se vulnere la ley provincial de farmacias, llegará a la Región para denunciar el intento de la cadena Farmacity de desembarcar en territorio bonaerense.

Durante marzo y abril, el dispositivo estará presente en Almirante Brown, Avellaneda y Lomas de Zamora y se realizarán charlas de prevención sobre distintas enfermedades y temas de actualidad.

El presidente del Colegio de Farmacéuticos de Lomas de Zamora, Leonardo Fernández, explicó que Farmacity pidió realizar cambios en la Ley 10.606, lo que “vulneraría” el acceso al medicamento y las farmacias comunitarias.

“Gracias a la ley sanitaria las farmacias llegan a todos los puntos de la provincia. Si se modifica la ley, como pretenden las ´farmashopping´, esta red puede ser perjudicada. Quieren instalarse en cualquier lado sin respetar la ley, sin respetar lo que se puede vender dentro de la farmacia y sin respetar quién debe ser el propietario de las farmacias”, precisó.

Situación judicial. La cadena de farmacias fundada por el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, realiza un reclamo judicial desde 2012 contra el Estado provincial para poder instalarse en territorio bonaerense.

Los tribunales de primera instancia, apelaciones e incluso la Corte provincial rechazaron la instalación porque no respeta la ley vigente. Sin embargo, ahora la disputa se trasladó al ámbito federal y la Corte Suprema debe definir qué pasará con Farmacity.

Fernández describió la situación como “complicada y tóxica para la Corte”, ya que, además de la presión política que puede ejercer Quintana por ser uno de los funcionarios de mayor jerarquía del Gobierno nacional, “uno de los abogados patrocinantes de Farmacity es un ministro de la Corte, así que eso también es complicado para la Corte”. “Estamos denunciando el tráfico de influencias y el conflicto de intereses que tienen una parte de los jueces. Es bastante complejo para nosotros y por eso hacemos esta movida de comunicación para que la gente se entere de lo que está pasando”, remarcó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *